El principio del fin. La verdadera historia de la destrucción del monasterio de Santa María de Ripoll en el año del Señor de 1835. IV

Entrados los migueletes en el monasterio, a poco ardió primero el archivo, y a seguida el rosetón de la fachada del templo vomitó rabiosas llamas, procedentes del incendio del órgano, el cual, situado sobre la puerta principal, abarcaba con su grandiosidad todo el ancho de la nave.

Del órgano el voraz elemento se propagó a lo restante del templo. Este, empero, y el archivo fueron las únicas piezas, bien que hartas, que ardieron.

Texto completo. Descargar PDF

El principio del fin. La verdadera historia de la destrucción del monasterio de Santa María de Ripoll en el año del Señor de 1835. III

Todos estos hechos debían ser parte para que los monjes vigilaran; y a no bastar éstos, se dice que recibían avisos de Barcelona, donde se había ya perpetrado el crimen. Después del incendio

de los conventos de Barcelona, en agosto de 1835, el capitán general Llauder… llegó fugitivo á eso de las once de la noche á Ripoll, acompañado de 700 ú 800 hombres, y se hospedó en la abadía….. A las tres de la madrugada marchó en dirección á Francia, y la tropa abandonada por su General volvió á Ripoll. El Comandante del regimiento, que era Don Quirico, avisó en la plaza á varios monjes á fin de que se guardasen. Así escribe un cronista ripollés, pero omite decirnos el dia del paso de Llauder por Ripoll. Sin embargo, por documentos emanados de la mano de Llauder sabemos que el 5 estaba en Vich y el 8 en Puigcerdà, y por lo mismo su estancia en Ripoll se efectuó en una de las tres noches que van desde el 5 al 8 de agosto. Poseo datos para creer que fué en la del 5 al 6.

Son del monje de este cenobio Don Joaquín Xifré las siguientes palabras: Tiempo antes de la catástrofe el Comandante de armas de Ripoll me encargó manifestara á los monjes la prudente conveniencia de que se retiraran del monasterio, en razón á que disponía de poca fuerza de ejército, y de que por lo mismo le sería difícil contener un ataque si se intentase.

… y de aquí sin duda que algunos de los cenobitas fuesen a encontrar al jefe del batallón, el cual les dijo que un atentado á veces difícilmente se evita, y así que les aconsejaba que pusieran a salvo cuanto pudiesen. Por este aviso sin duda, y por otros repetidos recibidos por los monjes, éstos sacaron o pusieron a salvo sus objetos de valor y papeles de importancia.

Texto completo. Descargar PDF

El principio del fin. La verdadera historia de la destrucción del monasterio de Santa María de Ripoll en el año del Señor de 1835. II

En la guerra civil de aquel tiempo Ripoll decididamente se abalanzó hacia el lado liberal, y armó sus hombres con el fusil de nacional o urbano. La autoridad superior del Principado hizo a Vich centro de operaciones del batallón de migueletes Tiradores de Isabel II, conocido vulgarmente por el batallón de Montero, bien que entonces venía regido por el comandante Don Tomás Metzger. Este batallón fué el primero que se creó, procedente ya del 1833, y estaba compuesto de jóvenes atolondrados, casi todos de Barcelona. Constaba de mil plazas y extendía sus operaciones por aquel lado de la montaña catalana, recorriendo los distritos de Ripoll, Berga, Alpens, etc.

Texto completo. Descargar PDF

El principio del fin. La verdadera historia de la destrucción del monasterio de Santa María de Ripoll en el año del Señor de 1835.

La verdadera historia de la destrucción del monasterio de Santa María de Ripoll extraída de “Los Religiosos en Cataluña durante la primera mitad del siglo XIX, por Cayetano Barraquer y Roviralta”, canonigo chantre de la Catedral de Barcelona. Editada a Barcelona el 1915 con licencia eclesiástica.

Digitalizada por la Universidad Autónoma de Barcelona y publicada bajo dominio público, sin restricciones de uso.

El autor Cayetano Barraquer confiesa en la introducción que el impulso que le movió a reseñar la memoria de los hechos de 1835 no fue otra que la evidencia de que todas las historias ya escritas sobre la persecución de 1835 las encontraba incompletas y mentirosas.

Así nos presenta su trabajo:

Durante muchos de los lustros que siguieron al nefasto 1835 casi nada se escribió en descripción de los conventos, ni en relato circunstanciado del crimen. Fue necesario que transcurriera medio siglo para que los autores católicos proferieran la verdad. En esta época, viendo que aún vivían algunos de los hombres de aquel tiempo, sentí vehementes deseos de interrogar y de escribir después sus relatos. Por eso me incliné a escribir la descripción de las casas religiosas de hombres de Cataluña, y la historia verídica de las persecuciones por ellas sufridas en mi siglo XIX, que es la presente.

Y nos cuenta cómo fue su plan de trabajo:

Convenía ante todo recoger aquellos datos que por momentos se escurrían de entre los hombres por estar guardados únicamente en la memoria de ancianos testigos; y así acudí a interrogar a los viejos que intervinieron en las cosas y en los hechos, ya fueran religiosos, sus enemigos, o ya simples espectadores. Al principio de 1880 comenzaba yo esta pesquisa, es decir, cuarenta y cinco años después del criminal hecho. En segundo lugar acudí a los archivos y bibliotecas públicas y privadas. En tercer visité los monumentos monacales que aún subsistían. Sin criterio preconcebido, o preocupación, apuntaba todas las noticias que me venían a la mano, tanto favorables como adversas a los frailes, dejando para su día el trabajo de sopesarlas y valorarlas con buen criterio. Las personas interrogadas pasan de cientos.

Después vino la consulta de archivos. El legajo de la Capitanía General de Cataluña, titulado: «Expedientes de las ocurrencias desde el 23 de julio hasta el Real decreto de amnistía de 25 de septiembre de 1835». Los manuscritos procedentes de monasterios y conventos, custodiados en la sala de Monacales del Real Archivo de la Corona de Aragón. Los protocolos de Notario de Hacienda, o sea de la desamortización, donde se reseñan numerosos conventos, sus fincas y derechos. El Archivo Notarial de Girona donde están los protocolos de los notarios de Hacienda del tiempo de la desamortización. Una vez terminada la pesquisa de datos orales y de los manuscritos, dediqué mi atención a los periódicos antiguos. Este libro es su resultado.

En su trabajo de investigación, amplio y riguroso, se relacionan los hechos a través de las crónicas y de entrevistas con testigos, y podemos encontrar una relación exhaustiva de todas las compras-ventas, con nombres y apellidos. Nos da una visión muy interesante, y en ocasiones inédita, del proceso de desamortización de los bienes de las órdenes religiosas, el contexto en el que se dieron los hechos de 1835.

Descargar PDF

Los carlistas en 1898 – IV

LOS CARLISTAS

Leemos en La Publicidad de Barcelona:

«La Depeche afirma que los principales jefes carlistas han establecido los cuarteles generales en Bayona y en San Juan de Luz, desde cuyo punto se proponen hacer un movimiento en cuanto haya regresado el ejército de Cuba.

Añade que los agentes de D. Carlos han hecho activa propaganda en la citada isla en estos últimos meses.

La propaganda carlista es tan activa en el departamento de los Bajos Pirineos, que es muy posible que dé lugar á una observación amigable del Gobierno español al francés.

Un telegrama de Biarritz manifiesta que el plan de los carlistas es hacer un movimiento simultáneo en tres regiones:

D. Carlos se pondrá al frente de las fuerzas del Maestrazgo, D. Jaime al frente de las Vascas y D. Alfonso mandará las de Ciudad Real.»

La Depeche termina diciendo:

«Las comunidades religiosas de Filipinas han entregado á los carlistas 50 millones de pesetes y han prometido contribuir con otras cantidades importantes.»

Por telégrafo

Londres 23, 4 t.

E1 corresponsal del Daily Mail en París ha celebrado una interview con el Sr. Melgar, secretario de D. Carlos.

Declaró que el pretendiente no dirigirá ningún manifiesto á sus partidarios ínterin no se firme la paz.

Cuando ésta sea un hecho, D. Carlos hará conocer sus intenciones á los carlistas.

El mismo Daily Mail publica declaraciones del conde de Maillé, en las cuales asegura que los americanos ofrecieron á don Carlos 12 millones de pesetas con la condición de que éste les devolviese doble cantidad al subir al trono.—Reyer.

El correo militar 24 agosto de 1898

Los carlistas el 1898 – III

Por telégrafo

Berna 29.

Muchos periódicos anuncian que el Consejo federal ha intimado á D. Carlos que abandone el territorio si se dedica á provocar agitaciones políticas en España. – Fabra.

Una partida.

Barcelona 30,12’35 m.

Corren rumores de que se ha alterado el orden público en Lérida, levantándose una partida en Seo de Urgell.

De Manresa han salido tres compañías de San Quintín y fuerzas de caballería con destino al indicado punto.—Mencheta.

La correspondencia de España 30/07/1898

 

Los carlistas en 1898 – II

Rusia y Don Carlos

por telégrafos

(de nuestro corresponsal particular)

Londres 13, 6’50 m.

El Daily News recibe un despacho de su corresponsal en Odessa, anunciando que el ministro de la Guerra, al pedirle D. Jaime de Borbón licencia para ir á Bruselas, le ha contestado que para ir á reunirse con su padre D. Carlos, tendrá que dimitir su empleo de teniente de caballeria del ejército ruso.

Reyer.

La correspondencia de España 14/07/1898

El Papa, la Reina y los Carlistas

Londres 27, l0 m.

El Standard ha recibido un telegrama de su corresponsal en Roma, diciendo que ha tenido promesas formales de los carlistas, de que éstos no atacarán en los momentos actuales á la dinastía, y que solamente se lanzarían al campo en el caso de que estallase una insurrección republicana.

Dice también que León XIII ha escrito á la Regente una larga carta sobre la situación actual.

Reyer.

Los carlistas en 1898 – I

( de nuestro corresponsal particular)

Berlín 26.

El periódico Berliner Lokal-Anzeiger, publica el relato de una interview de su corresponsal en Madrid con el conocido jefe carlista, Sr. Vázquez de Mella.

Empieza negando que D. Carlos haya cambiado de ideas, pero se impone, según dice, un cambio radical de cosas en España.

En veinte años no han hecho nada los carlistas contra el régimen actual, y á pesar de esto, hallase gastado. Tres distintas guerras han mutilado el país.

Declara el Sr. Mella que hace dos años consideró inevitable la guerra con América y pidió que España saliera del aislamiento en que se encontraba.

Añade que era favorable á una alianza con Francia, pero no se habría opuesto al ingreso de España en la triple alianza. Ninguna de las dos cosas se ha hecho.

Pudo haberse comprado cuatro acorazados y con ellos nuestra escuadra sería potente, pero tampoco se hizo.

La concesión de la autonomía, en vez de preparar el terreno para la paz, ha acelerado la ruptura de las hostilidades.

La crisis económica es enorme y se siente especialmente en Cataluña, donde se cierran fábricas y se despide a obreros.

La república, dice el Sr. Mella, es en España imposible; los republicanos son doctrinarios y están divididos.

En España, como en Francia é Italia, ha fracasado el parlamentarismo.

El pueblo español es monárquico, católico y fuerista.

Del carlismo se ha formado, especialmente en el extranjero, equivocado concepto.

D. Carlos no quiere ser monarca absoluto. El carlismo representa una monarquía de la forma de la de Guillermo, rey de Prusia.

Lo que quiere D. Carlos es descentralización económica y administrativa; regionalismo que respeta el desarrollo histórico de España, elecciones de clases como en Prusia, el derecho del veto para el rey y la elección de los municipios por el pueblo.

España, por el carácter de sus habitantes, necesita un gobierno fuerte.

Un monarca constitucional es mil veces preferible á la oligarquía irresponsable de los gabinetes que efectivamente reina ahora en España.

El carlismo dice el Sr. Mella, ha aumentado mucho en España.

La monarquía actual es una monarquía civil y D. Carlos representaría una monarquía militar. Termina el Sr. Mella asegurando que á toda Europa conviene mucho que D. Carlos llegue al trono de España.

Aquí han producido extrañeza algunas de las declaraciones carlistas de la interview que dejo indicadas.—Holdzman.