El principio del fin. La verdadera historia de la destrucción del monasterio de Santa María de Ripoll en el año del Señor de 1835. IV

Entrados los migueletes en el monasterio, a poco ardió primero el archivo, y a seguida el rosetón de la fachada del templo vomitó rabiosas llamas, procedentes del incendio del órgano, el cual, situado sobre la puerta principal, abarcaba con su grandiosidad todo el ancho de la nave.

Del órgano el voraz elemento se propagó a lo restante del templo. Este, empero, y el archivo fueron las únicas piezas, bien que hartas, que ardieron.

Texto completo. Descargar PDF

El principio del fin. La verdadera historia de la destrucción del monasterio de Santa María de Ripoll en el año del Señor de 1835. III

Todos estos hechos debían ser parte para que los monjes vigilaran; y a no bastar éstos, se dice que recibían avisos de Barcelona, donde se había ya perpetrado el crimen. Después del incendio

de los conventos de Barcelona, en agosto de 1835, el capitán general Llauder… llegó fugitivo á eso de las once de la noche á Ripoll, acompañado de 700 ú 800 hombres, y se hospedó en la abadía….. A las tres de la madrugada marchó en dirección á Francia, y la tropa abandonada por su General volvió á Ripoll. El Comandante del regimiento, que era Don Quirico, avisó en la plaza á varios monjes á fin de que se guardasen. Así escribe un cronista ripollés, pero omite decirnos el dia del paso de Llauder por Ripoll. Sin embargo, por documentos emanados de la mano de Llauder sabemos que el 5 estaba en Vich y el 8 en Puigcerdà, y por lo mismo su estancia en Ripoll se efectuó en una de las tres noches que van desde el 5 al 8 de agosto. Poseo datos para creer que fué en la del 5 al 6.

Son del monje de este cenobio Don Joaquín Xifré las siguientes palabras: Tiempo antes de la catástrofe el Comandante de armas de Ripoll me encargó manifestara á los monjes la prudente conveniencia de que se retiraran del monasterio, en razón á que disponía de poca fuerza de ejército, y de que por lo mismo le sería difícil contener un ataque si se intentase.

… y de aquí sin duda que algunos de los cenobitas fuesen a encontrar al jefe del batallón, el cual les dijo que un atentado á veces difícilmente se evita, y así que les aconsejaba que pusieran a salvo cuanto pudiesen. Por este aviso sin duda, y por otros repetidos recibidos por los monjes, éstos sacaron o pusieron a salvo sus objetos de valor y papeles de importancia.

Texto completo. Descargar PDF

El principio del fin. La verdadera historia de la destrucción del monasterio de Santa María de Ripoll en el año del Señor de 1835. II

En la guerra civil de aquel tiempo Ripoll decididamente se abalanzó hacia el lado liberal, y armó sus hombres con el fusil de nacional o urbano. La autoridad superior del Principado hizo a Vich centro de operaciones del batallón de migueletes Tiradores de Isabel II, conocido vulgarmente por el batallón de Montero, bien que entonces venía regido por el comandante Don Tomás Metzger. Este batallón fué el primero que se creó, procedente ya del 1833, y estaba compuesto de jóvenes atolondrados, casi todos de Barcelona. Constaba de mil plazas y extendía sus operaciones por aquel lado de la montaña catalana, recorriendo los distritos de Ripoll, Berga, Alpens, etc.

Texto completo. Descargar PDF

El principio del fin. La verdadera historia de la destrucción del monasterio de Santa María de Ripoll en el año del Señor de 1835.

La verdadera historia de la destrucción del monasterio de Santa María de Ripoll extraída de “Los Religiosos en Cataluña durante la primera mitad del siglo XIX, por Cayetano Barraquer y Roviralta”, canonigo chantre de la Catedral de Barcelona. Editada a Barcelona el 1915 con licencia eclesiástica.

Digitalizada por la Universidad Autónoma de Barcelona y publicada bajo dominio público, sin restricciones de uso.

El autor Cayetano Barraquer confiesa en la introducción que el impulso que le movió a reseñar la memoria de los hechos de 1835 no fue otra que la evidencia de que todas las historias ya escritas sobre la persecución de 1835 las encontraba incompletas y mentirosas.

Así nos presenta su trabajo:

Durante muchos de los lustros que siguieron al nefasto 1835 casi nada se escribió en descripción de los conventos, ni en relato circunstanciado del crimen. Fue necesario que transcurriera medio siglo para que los autores católicos proferieran la verdad. En esta época, viendo que aún vivían algunos de los hombres de aquel tiempo, sentí vehementes deseos de interrogar y de escribir después sus relatos. Por eso me incliné a escribir la descripción de las casas religiosas de hombres de Cataluña, y la historia verídica de las persecuciones por ellas sufridas en mi siglo XIX, que es la presente.

Y nos cuenta cómo fue su plan de trabajo:

Convenía ante todo recoger aquellos datos que por momentos se escurrían de entre los hombres por estar guardados únicamente en la memoria de ancianos testigos; y así acudí a interrogar a los viejos que intervinieron en las cosas y en los hechos, ya fueran religiosos, sus enemigos, o ya simples espectadores. Al principio de 1880 comenzaba yo esta pesquisa, es decir, cuarenta y cinco años después del criminal hecho. En segundo lugar acudí a los archivos y bibliotecas públicas y privadas. En tercer visité los monumentos monacales que aún subsistían. Sin criterio preconcebido, o preocupación, apuntaba todas las noticias que me venían a la mano, tanto favorables como adversas a los frailes, dejando para su día el trabajo de sopesarlas y valorarlas con buen criterio. Las personas interrogadas pasan de cientos.

Después vino la consulta de archivos. El legajo de la Capitanía General de Cataluña, titulado: «Expedientes de las ocurrencias desde el 23 de julio hasta el Real decreto de amnistía de 25 de septiembre de 1835». Los manuscritos procedentes de monasterios y conventos, custodiados en la sala de Monacales del Real Archivo de la Corona de Aragón. Los protocolos de Notario de Hacienda, o sea de la desamortización, donde se reseñan numerosos conventos, sus fincas y derechos. El Archivo Notarial de Girona donde están los protocolos de los notarios de Hacienda del tiempo de la desamortización. Una vez terminada la pesquisa de datos orales y de los manuscritos, dediqué mi atención a los periódicos antiguos. Este libro es su resultado.

En su trabajo de investigación, amplio y riguroso, se relacionan los hechos a través de las crónicas y de entrevistas con testigos, y podemos encontrar una relación exhaustiva de todas las compras-ventas, con nombres y apellidos. Nos da una visión muy interesante, y en ocasiones inédita, del proceso de desamortización de los bienes de las órdenes religiosas, el contexto en el que se dieron los hechos de 1835.

Descargar PDF

Lista de los ripolleses enviados a las guerras de Ultramar, 1868-1898

Los datos se han extreaido de los documents de quintas (1868-1899), de las notificaciones de defunciones por parte del ejército, peticiones de exacciones, ordenes de embarque y notificaciones del Gobierno militar, correspondencia 1868-1899 custodiados en “l’Arxiu Comarcal del Ripollès”. Asimismo de listas de bajas y retornados publicadass en el Diario Oficial del Ministerio de la Guerra y de las notificaciones aparecidas en el Boletín Oficial de la Provincia de Gerona
Possiblemente pudieron ser más de lo que la lista da a entender, pero esta corresponde solamente a los nombres encontrados en los documentos de embarques, retornos o bajas en Ultramar.
Las (+) corresponen a las defunciones confirmadas en el lugar de origen, y (*) a grafias inciertas.

 

Antilles: Cuba i Puerto-Rico

Alsina Casals, José
Anglada Solanich, José
Anglada Tayant, Eudaldo
Arboix Aragon, Francisco (+) ( baja por enfermedad común el 21 de juliol de 1876 en el Hospital Militar de Guantánamo)
Armengol Griful, José
Arqués i Arboix, Francisco (+) ( aviso de defunción en Cuba el 20 de julio de 1878)
Arqués Puig, Eduardo (+) ( baja por enfermedad común el 29 noviembre 1896 en Batabanó la Habana)
Aymerich Tubau, Ramon
Barberán Fuste, Jose
Beltran Font, Angel
Bosch Bruguera, Juan
Bosch Vila, Juan
Bosoms Carbonell, José
Bou Bover, Felipe
Bruch Danés, Francisco (+) (aviso de defunción en una acción de guerra el 6 d’agost de 1896)
Brusi Llongariu, José
Codina Fajula, Antonio
Campalans Torrent, Francisco (+) ( deceso en el Hospital Militar de Sant Embrossi de l’Hahana el 22 de junio de 1883)
Camparés Martins, Ramon
Campí Bonet, Jaime
Camprubí Mateu, Clemente (+) (aviso de defunción enn la isla de Cuba el 27 septiembre de 1898)
Camprubí Puigblanquer, Eduardo (+) ( deceso por enfermedades comunes el 3 septiembre de 1897 a Cienfuegos, Santa Clara)
Capdevila Oliver, Clemente (+) (deceso a causa de intermitentes (fiebres) en el Ingenio de Vapor, departamento de Santiago el dia 5 de octubre de 1879)
Carbonell Solà, Eduardo
Carbonell Soler, Juan
Carbonell Noguer, Mariano
Casadesús Vilaregut, Melchor
Casals Capdevila, Pio
Casamitjana Riera, Francisco (+) (deceso el 24 de septiembre de 1873 en el Hospital Militar de Manzanillo )
Casas Boixader, Pedro (retornado por enfermedad de Cuba 18 noviembre 1897)
Casas Reixach, José ( retornado de Cuba marzo de 1898)
Casas Reixach, Pedro (retornado por enfermedad de Cuba el 31 Octubre 1898)
Casello (*) Verdaguer, Amadeo
Caserra (*) Denar, Manuel
Castells Francàs, Eudaldo
Cifuentes Marqués, Jaime (+) (2on Teniente. Muerte como  consecuencia de una caida del caballo en Güines, La Habana. 14 mayo 1897)
Codina Fajula, Antonio
Colomer Camprubí, Juan (+) (retornado por enfermedad de Cuba 10 setiembre 1897 fallecido en el hospital Militar de la Coruña abril 1898) 
Colomer Oliver, Alfonso (+) ( deceso a bordo del vapor “Les Andes” el 14 de diciembre de 1898)
Comas Coch, Juan
Comas Fumad, José (+) ( aviso  de deceso en Cuba por enteritis infecciosa, marzo 1898)
Costa Masanes, Mariano
Cries Vergés, Carlos (retornado por enfermedad de Cuba 27 septiembre 1897)
Dach Grabulosa, Ramon
Desel Caballeria, Emilio
Díaz Muñíz, Severiano
Díaz Muñoz, Rafael
Espelt Alsina, Jaime (+) (en un requerimiento del 12 de enero de 1898 aparece la nota de su decso a causa de asistòlica cardíaca en Cuba )
Fernandez Cervera, Francisco
Ferrer Ferrer, Juan
Ferret Prat, José
Francàs Carol, Juan
Guillamet Turalles, Carlos
Hernando Duque, Francisco
Mas Casademunt, Eudaldo
Mateu Angladas, Rafael
Nonó Vila, Jaime
Ordal Comellas, Francisco (+) (deceso en al enferemeria de Sipiabo el 5 de septiembre de 1877)
Oriol Coch, Julián (+) ( deceso por enfermedad  común el 18 de junio del 1897 en Santiago de las Vegas, La Habana)
Paul Cosme, Vicente
Peix Feu, Cosme
Peix Oliveras, Jaime
Peix Oliveras, José (+) ( aviso de deceso a causa de  arma de fuego el 22 de marzo de 1884)
Perramon Surroca, Odón
Pigrau Coch, Luis
Pla Sola, Juan ( retornado por enfermedad  de Cuba, reincorporado el 27 de abril de 1897)
Planas Puigbo, Ángel
Portell Icart, Juan (+) ( deceso por enfermedad  común el 14 noviembre 1896 en Guanès, Pinar del Rio)
Portell Tayant, Salvador
Pous Crego (*), Isidro
Prat Trepat, Pablo
Prat Trepat, Ramon (+)
Prats Comas, Ramon (+) ( aviso de deceso el 1 de diciembre de 1871 , Isla de Cuba)
Puichercos Sirera, Manuel
Puig Elias, Marcelino (+) ( aviso de deceso en Cuba el 26 de enero de 1900)
Puig, Eduardo
Puig Surroca, Simon
Puigcorbe Bruch, Juan
Pujol Ribas, Francisco
Pujol Rusiñol, Joaquin
Punset Castells, Antonio
Reixach Vilardell, Quirico
Riera Serrat, Vicente
Robira Solà, Juan
Rodriguez Díaz, Angel
Roca Mir, Juan
Rosa Quintana, Ramon (+)
Roura Pau, José ( retornat per malaltia de Cuba el 18 de març 1897)
Sadurni Ferret, Eudaldo
Sala Bisbe, Vicente
Sala Boixader, Juan (retornado por enfermedad de Cuba, julil-agosto 1897)
Solà Coll, Agustin
Sala Serrat, Jaime
Salamó Casals, Antonio
Salvans Mercader, Juan
Sellas Romans, Jaime (+) ( deceso por disenteria en elHospital militar de Nuevitas el 27 de julio de 1874)
Serrat Masach, Martín
Solanich Casals, Antonio
Soler Carablés (*), Eloy
Soler Duran, Eudaldo
Subirana Casals, Marcos ( retornado por enfermedad  el 7 marzo 1897, reclamada incorporación el 16 de julio de 1897)
Surroca Pubill, Francisco
Ter Fort, Juan
Tolosa Masaguer, Joaquin
Turet Dot, José
Valle Barona, León
Ventura Soldevila, Amadeo
Vila Dorca, Francisco
Vila Oriol, Jaime ( Retornado de Puerto Rico el 27 de julio de1896 por enfermedad)
Vila Picart, Eudaldo
Vila Picart, Pedro (+) (deceso por enfermedad común el 3 de mayo de 1898 aen el Hospital Militar de La Habana)
Vila Ventura, Mateu
Viladecamps Casas, Juan
Vilageliu Palau, Pedro
Viñas Armengol, Pablo
Viñas Soler, Pedro (+) ( deceso el dia 22 de septiembre de 1876 en el Hospital Militar de la Habana)
Vives Carreras, Francisco ( retornado de Cuba por enfermedad el 15 d’octubre de 1897)

Filipinas:

Arias Borgés, Juan
Arqués Masdeu, José
Budesca (*) Planas, José
Burgarolas Ferret, Juan
Camprubí Alibés, Antonio (+) ( aviso de deceso en Filipines julio 1900)
Camps Bosch, Juan
Corominas Fort, José
Martí Parés, Jaime (+) (deceso por enfermedad común el 21 enerode 1898 en Malate, Manila)
Mitjavila Jordà, Pedro
Pascal Costa, Francisco
Rius Planas, Esteban
Trias Borgés, Carlos (+) ( aviso de deceso en Filipines, febrero de 1898)
Trias Borgés, Ramon

Ripolleses en los batallones de Las Antillas: 117
Ripolleses en los batallones de Filipinas: 13
Total : 130

Padrón Ripoll 1860…………………………2385 vecinos
Padrón Ripoll 1900…………………………5037 vecinos

Conceptos para los  retornados ( el nº1 era el més habitual):
1. “A continuar por enfermos”.
2. Presunto inútil
3. Substituídos
4. Cumplidos del país
5. Recluta condicional
6. Exceptuado del servicio
7. A continuar con … meses de licencia

Para los  decesos las categorias eran:
“De enfermedades comunes o accidentes
Del vómito
De heridas recibidas
En el campo de batalla

Arxiu Comarcal del Ripollès
Boletín Oficial de la provincia de Gerona
Diario Oficial del Ministerio de la Guerra

Porcentaje con destino a Ultramar en los reclutamientos anuales

Comisión Mixta de Reclutamiento

de la provincia de Gerona

núm. 5104

Vista la comunicación y el telegrama de esa Alcaldía fecha 12 del que cursa llamando la atención que en el estado del número de soldados para Ultramar figuran a esa villa 33 mozos declarados soldados, siendo así que solamente son 37 los alistados habiendo quedado exceptuados 15 por excepciones legales y cortos de talla, quedando por tanto reducidos al número de 22 los mozos soldados y corresponden por consiguiente 6 soldados con destino a Ultramar, y suplica se subsane dicha equivocación a fin de que no se invoque perjuicio a los interesados.

Se han examinado minuciosamente los antecedentes de esa villa y resulta que el número de soldados declarados entre los mozos del actual reemplazo suman 29 y son los de números; dos mozos comprendidos en el articulo 31 sin haber sido sorteados; de los sorteados números 2, 3, 4, 5, 7, 9, 10, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 22, 23, 24, 25, 27, 29, 30, 31, 32, 33, 34 y 35; del reemplazo de 1897 dos mozos declarados soldados en la revisión del año actual nº 32 Pedro Planesas y 70 Eudaldo Sala; un mozo del reemplazo de 1896 nº 36 Francisco Vilardell si bien pendiente de certificado de su hermano y otro del de 1895 nº 48 José Sagás en total 33 declarados este año que es la base del cupo por R.D. De del actual.

Según el acta y expediente remitido por ese Ayuntamiento el número de alistados para el reemplazo de este año es de 39 individuos, 37 que sortearon y los demás incursos en la penalidad del articulo 31 de la ley, de modo que así queda solventada toda duda, no existiendo como no existe equivocación alguna.

Y la participo a V. para su conocimiento y demás efectos procedentes.

Que a V.m. a.

Gerona 28 Sseptiembre 1898

El presidente

Firma

Arxiu Comarcal del Ripollès

Grupo de militares con uniforme de campaña.

BNE

Compendio de “El claustro de Santa Maria de Ripoll. Les piedras explican las historias que tus ojos dibujan”

La publicación que os presentamos a continuación es la suma de una serie de artículos web publicados bajo el nombre de “El claustro de Santa Maria de Ripoll. Les piedras explican las historias que tus ojos dibujan”. Esta serie de artículos realizan un recorrido cronológico por diferentes historias inspiradas en los capiteles y impostas del claustro de Santa María que se convierte, a su vez, en un recorrido por la historia del monasterio de Ripoll desde el siglo XII hasta su destrucción a partir de 1835.

Libro PDF

El asedio de 1873 durante la 3ª guerra carlista

Esta publicación de la Associació Palimpsest, continuación de la propuesta “El Setge de Ripoll”, quiere aportar una nueva visión sobre la 3ª Guerra Carlista (1872-1876) a través de la lectura directa de textos de la época. La selección de textos se centra en recoger la manera en la que Ripoll y alrededores vivieron esta nueva guerra civil, que supuso una nueva ocupación carlista en 1873, año en que la población aún no se había recuperado de la destrucción impuesta en mayo de 1839.

Los textos que presentamos son todos fuentes primarias, con toda su subjetividad. Entre ellos encontramos partes militares, noticias de medios periodísticos de ambos bandos, crónicas de protagonistas (como las memorias de María de las Nieves de Braganza y Borbón) y transcripciones de diversos documentos inéditos manuscritos, custodiados en el Archivo Comarcal del Ripollès.

Uno de los protagonistas más destacados de estos sucesos fue Francesc Savalls, general y héroe para unos, cabecilla autoritario y sanguinario para otros. Savalls ya había participado en la primera y la segunda guerras carlistas, pero es en esta tercera cuando su nombre será conocido por doquier, rodeado de una gran controversia incluso en el bando carlista. En algunos textos de la época se pone de manifiesto su falta de escrúpulos y de respeto por las incipientes normas de codificación internacional relativas a las leyes de la guerra.

No pretendemos juzgar al personaje (eso es cosa vuestra), sino rescatar las noticias de la época que hablan de sus actos militares, como la batalla de Toix, así como sobre el miedo que causaban, entre sus contemporáneos, las noticias de los fusilamientos indiscriminados que dirigía, recordados en los todavía existentes monolitos de Llaers y Sant Joan de les Abadesses (reproducimos los listados de los oficiales y soldados muertos).

Asimismo, la selección de textos también permite observar la guerra de desinformación a la que jugaban los dos bandos con noticias y rumores falsos publicados en la prensa. El retrato de Francesc Savalls concluye con artículos pertenecientes a la segunda mitad del siglo XX, en los que es considerado de nuevo un héroe, en unos textos que relacionan la Guerra Civil (1936-39), y sobre todo a sus vencedores, con las anteriores guerras civiles del siglo XIX.

Desde la Associació Palimpsest no pretendemos hacer un análisis de los hechos, sino facilitar un acercamiento a los hechos desde la subjetividad de los textos y fuentes primarias. Creemos que es una manera de acercar estos sucesos, y que una nueva lectura de textos de la época ayuda a generar interés y a sumergirse en ese convulso siglo XIX.

Ripoll 1873 durante la 3ª guerra carlista