Guerra hispano-estadounidense. Batalla de Santiago de Cuba V

Ataque a Santiago

(de nuestros corresponsales particulares)

La primera batalla

El ataque es inminente

Nueva York 1, 5t.

Se dice aquí esta tarde, con carácter autorizado, que las tropas norteamericanas se disponen á dar inmediatamente el ataque á Santiago de Cuba desde las posiciones que ya ocupan.

Simultáneamente, las fuerzas que mandan Calixto García y los otros cabecillas saldrán á interceptar el paso de las fuerzas españolas que se dirigen á reforzar la plaza.

Azor

El parte oficial de Shaffter.

Nueva York 2, l0 m.

Se ha recibido en Washington un parte oficial del general Shaffter, fechado en Siboney.

Da detalles del combate, que fue, según declara, rudo, empeñado y muy sangriento.

Duró la batalla desde las ocho de la mañana hasta el anochecer.

Dice el general que consiguió apoderarse de las trincheras avanzadas de los españoles.

Añade que durante la noche las tropas norteamericanas, utilizando las posiciones adquiridas, se atrincheraron, para volver á tomar la ofensiva hoy mismo, y resistir á los españoles si vuelven á la carga.

Dice también que durante la noche, la división Lawton y la brigada Bates se habrán unido á la línea de combate formada en las posiciones adquiridas.

Shaffter afirma en su parte oficial que á las cuatro de la tarde de ayer fue ocupado el Caney por las tropas americanas, después de vigorosa resistencia de los españoles.

El parte oficial consigna que las tropas americanas han tenido cuatrocientas bajas.

Azor.

Otro parte de Shaffter.

Nueva York 2. 6’50 t.

Acaban de telegrafiar de Washington que, el departamento de la Guerra ha recibido un nuevo parte oficial de Shaffter relativo al combate de ayer.

El general norteamericano reclama con urgencia buques para transportar los heridos, para los cuales el clima y los medios de curación, escasos en proporción al número de bajas, pueden ser fatales, y reclama el envío inmediato de más parques sanitarios y de buques hospital.

Shaffter apoya estas peticiones en la creencia de que las bajas del combate de ayer superan á las anunciadas en sus anteriores despachos.

El número exacto de aquellas no puede aún precisar por las dificultades que, opone á la rebusca de cadáveres y heridos graves la espesura de los bosques.

Azor.

La correspondencia de España 03/07/1898

Guerra hispano-estadounidense. Batalla de Santiago de Cuba IV

(de nuestros corresponsales particulares)

Londres 30, 8’16 m.

Un telegrama de Jamaica al Standard asegura que han ocurrido 40 defunciones por el vómito en el campamento de las tropas norteamericanas de Shaffter desembarcadas en la provincia de Santiago de Cuba.

De Washington dicen en otro despacho que la epidemia de sarampión que se había declarado en las tropas á bordo de los transportes durante la travesía de Cayo Hueso á Cuba, se ha propagado entre las fuerzas desembarcadas, ocurriendo unos treinta casos diarios.

También telegrafían que Shaffter ha participado que en el campamento de Siboney se cuentan 150 casos diarios del vómito.

Otro despacho de Kingston al Standard anuncia que han comenzado á notarse casos de viruela entre las tropas españolas de Manzanillo.

Reyer.

Londres 30, 8’35 m,

Un telegrama de Nueva York anuncia que allí se asegura que el sábado cayó en una emboscada preparada por los españoles un numeroso destacamento de caballería yankee que trataba de aproximarse á Santiago de Cuba, siendo dispersado y haciéndosele gran número de bajas.

Reyer.

La correspondencia de España 01/07/1898

 

Guerra hispano-estadounidense. Batalla de Santiago de Cuba III

Santiago de Cuba (sin fecha).

(Reexpedido de Londres el 26 á las 11,55 n.)

Según el parte dado á Washington por el general que manda las fuerzas norteamericanas, las que tomaron parte en el combate del 21 fueron los regimientos 7, 13 y 17 de infantería Estados Unidos, 2.° de Massachusets, 71 de Nueva York, cuatro escuadrones desmontados del 1.º caballería Estados Unidos, cuatro del 10.º y ocho jinetes Rosevelt.

En dicho parte confiesa el enemigo haber tenido doce muertos, incluso el capitán Sampson y el sargento Fish y 60 heridos. Nuestras tropas formaban un escalón avanzado compuesto de tres compañías del batallón provisional de Puerto Rico, dos del batallón de Talavera, penínsular, y una movilizada.

Las fuerzas estaban mandadas por el jefe de Puerto Rico D. Andrés Álcañiz.

Sostuvieron, á pesar de la gran desigualdad del número, el ataque con gran bizarría, y después de reñidísimo combate hicieron retirarse á los yankees.

El general Linares ha publicado hoy una orden general á este cuerpo de ejército, en términos levantados y entusiastas, sobre la defensa de esta plaza.

El corresponsal.

(Como se ve, continúa la severa censura en Santiago, no dejando circular los telegramas particulares hasta la publicación y transmisión de las noticias oficiales.

El cablegrama de nuestro corresponsal, en su primera parte repite las noticias contenidas en los telegramas oficiales que ayer se facilitaron á la prensa de Madrid; pero éstos no contenían el detalle de las fuerzas españolas que el día 21 rechazaron al enemigo, y puestas como están en el cablegrama de nuestro servicio particular, unas frente á otras, resalta más claramente demostrada, la valerosa defensa que un puñado de soldados españoles ha hecho de las posiciones que ocupaba frente á fuerzas diez veces mayores, á las cuales han rechazado, causándoles bajas de consideración.)

Guerra hispano-estadounidense. Batalla de Santiago de Cuba II

Santiago de Cuba, (sin fecha).

(Reexpedido de Londres el 25 á las 10,53 n.)

La columna del general Rubín, á las órdenes del comandante general Linares, que habia tomado posiciones en el camino de Siboney á Sevilla fué atacada por los norteamericanos al mediodía y en la tarde de ayer, trarbándose reñido combate que terminó siendo rechazado el enemigo cuyas fuerzas se componían de infantería de línea y caballería.

En la mañana de hoy, estando acampada la columna del general Rabín entre Siboney y Sevilla, en las inmediaciones del poblado de Altares, el enemigo se presentó por las faldas de la loma que domina dicho poblado, formándose en batalla al descubierto.

Las fuerzas enemigas eran en considerable número.

Su núcleo principal lo formaban tropas regulares de infantería, flanqueadas por algunos escuadrones de caballería.

Traían también artillería, que emplazaron en batería decde el comienzo de la acción.

El enemigo atacó decidido y con denuedo.

Los nuestros desde luego respondieron al ataque enérgicamente, ocupando las alturas de la loma que domina la intersección del camino de Altares á Prudencia con el de Siboney á Sevilla, por donde habían llegado los yankees.

Estos intentaron por dos veces tomar la loma cargando á la bayoneta, siendo en ambas ocasiones vigorosamente rechazados por nuestros soldados y habiendo momentos en que casi se llegó á luchar cuerpo á cuerpo.

Según parece, á las fuerzas norteamericanas se habían unido algunas partidas de rebeldes, que les sirvieron de guías y exploradores.

También formaban parte de la columna enemiga fuerzas de marinería desembarcadas de la escuadra de Sampson.

Durante el combate se vió que las balas de nuestros soldados hacían numerosas bajas en las filas enemigas, siendo imposible precisarlas, porque el parte oficial no las detalla.

Todo el tiempo que duró la acción los buques enemigos estuvieron cañoneando la costa.

Se ignora el objeto de este fuego de la escuadra, pues sus proyectiles no alcanzaban á nuestras posiciones y, por consiguiente, no hicieron daño ninguno.

En ambas jornadas tuvimos nosotros, siete muertos de la clase de tropa, el capitán del batallón de Puerto Rico Sr. Lancis y el teniente señor Corregen heridos de gravedad; el teniente de caballería del Rey Sr. Lastortras herido leve; doce de tropa heridos graves, doce leves y varios contusos.

Aquí en Santiago todo está preparado para la defensa.

Se ejerce una vigilancia esmerada y el espíritu de la población es excelente, mostrándose todo el mundo dispuesto á resistir hasta el último trance.

Las autoridades no descansan un momento, infatigables en el cumplimiento de su misión, atendiendo á la cuestión de subsistencias lo mismo que á las de defensa.

Las fuerzas de infantería de Marina y la marinería desembarcadas de la escuadra de Cervera, prestan servicio en las trincheras avanzadas.

El corresponsal

La correspondencia de España 26/06/1898

Guerra hispano-estadounidense. Batalla de Santiago de Cuba I

El ejército oriental.

He aquí las fuerzas qué componen el cuerpo de ejército de Cuba y Puerto Príncipe á las órdenes del general Pando.

Consta de cuatro divisiones, á saber:

División de Cuba.—General Linares.

Infanteria.—Batallones primero y segundo del regimiento de Cuba.—Primero y segundo del ídem de Simancas. — Batallones de Asia, San Fernando, Constitución, provisional de Puerto Rico, núm. 1, Príncipe, Toledo, Córdoba, Talavera y Zamora.

Caballería.—Tres escuadrones del regimiento del Rey y uno de la guardia civil.

Artillería.—Cuatro compañías del 10 de plaza y sexta batería del 4.º de montaña.

Ingenieros.—Tres compañías de zapadores minadores y dos de telégrafos.

Administración militar.—Una compañía de transportes.

Total: 13 batallones de infantería, cuatro escuadrones, una batería da montaña, cuatro compañías de plaza, cinco de ingenieros y una de administración militar.

División de Holguín.—General Luque.

Infantería.—Primero y segundo batallón del regimiento de la Habana.— Batallones de Aragón, Extremadura, provisional de Puerto Rico núm. 5, Vergara, Sicilia y segundo del segundo regimiento y segundo del tercer idem de infantería de marina.

Caballería.—Un escuadrón del regimiento de Hernán Cortés, un idem de la guardia civil.

Artillería.—Una batería del 4.º de montaña y una sección del 5.º idem.

Ingenieros.—Una compañía de zapadores minadores.

Administración militar.—Una compañía de transportes.

Total: nueve batallones de infantería, dos escuadrones de caballería, una batería y una sección de montaña, una compañía de ingenieros y otra de administración militar.

División de Manzanillo.—General García Aldave.

Infantería.—Primero y segundo batallón del regimiento de Isabel la Católica.—Batallones de Baza, Vizcaya, Andalucía, Alava, Unión y Alcántara.

Caballería.—Un escuadrón del regimiento del Rey.

Artillería.—Una batería de montaña.

Ingenieros.—Una compañía de zapadores minadores.

Administración militar.—Una compañía de transportes.

Total: ocho batallones de infantería, un escuadrón de caballería, una batería de montaña, una compañía de ingenieros y otra de administración militar.

División de Puerto Principe. — General March.

Infantería.—Primero y segundo batallón del regimiento de Tarragona.— Batallones de Almansa, cazadores de Cádiz, provisional de Puerto Rico núm. 2 y voluntarios de Madrid.

Caballería.—Dos escuadrones de Hernán Cortés, dos idem de Al fonso XIII, uno ídem de la guardia civil.

Artillería.—Una sección de montaña.

Ingenieros.—Una compañía de zapadores minadores.

Administración militar.—Una compañía de transportes.

Total: seis batallones, cinco escuadrones, una sección de montaña, una compañía de ingenieros y otra de administración militar.

Total del cuerpo de ejército.—Batallones de infantería, 36.—Escuadrones de caballería, 12.— Baterías de montaña, cuatro.— Compañías de plaza, cuatro.—ídem de zapadores minadores, seis.–Idem de telégrafos, dos.—ídem de trasportes, cuatro.

A lo cual hay que añadir todas las guerrillas locales, voluntarios, escuadras y demás milicias del país.

Todas estas fuerzas de ejército é irregulares son las llamadas á combatir con los norteamericanos que traten de atacar por tierra á Santiago de Cuba.

Además, en la trocha del Júcaro, y formando una división independiente, están las siguientes: Primero, segundo y tercer batallón del regimiento infantería de Alfonso XIII; batallones de Tarifa, Albuera, Reus, Chiclana, Llerena, Arapiles, Garellano y Murcia; regimiento de caballería del Príncipe, una compañía de zapadores minadores, cuatro de ferrocarriles y una de trasportes.

Total: 11 batallones, cuatro escuadrones una batería, cinco compañías de ingenieros y una de administración militar.

La correspondencia de España 14/06/1898