Guerra hispano-estatunidenca. Batalla de Santiago de Cuba XV

Nueva York 21, 11 m.

También dicen que la epidemia del vómito aumenta de día en día.

Los soldados españoles cambian con los americanos el ron, de que generalmenta están bien provistos, por galleta, carne y conservas.

Se dice en Washington que alarmado el departamento de la Guerra por las proporciones que toma la epidemia del vómito en Santiago, se van a enviar tropas inmunizadas para la fiebre amarilla, y probablemente regimientos de negros.

La correspondencia de España 22/07/1898

Guerra hispano-estatunidenca. Batalla de Santiago de Cuba XIV

La capitulacion de Santiago de Cuba

(de nuestros corresponsales particulares)

Londres 19,7’30 m.

Según telegramas de Playa del Este, continúa en Santiago la entrega de armas y pertrechos de guerra.

Los yankees han establecido la aduana en Santiago, y Shaffter ha pedido al secretario de Estado de Hacienda que confeccione en seguida las tarifas arancelarias, para aplicarlas desde luego.

Se cree en el campamento yankee que las guarniciones comprendidas, además de la plaza, en la capitulación de Santiago, opondrán tenaz resistencia á rendirse.

En Guantánamo continúan resistiéndose.

Regresó de El Caney el cónsul de Francia, con 200 refugiados franceses.

Sigue el descontento de los insurrectos y de Calixto García, por no haberles permitido entrar en la plaza ni dadóseles la administración de la ciudad.

Reyer

La correspondencia de España 20/07/1898

Guerra hispano-estatunidenca. Batalla de Santiago de Cuba XIII

La capitulacion de Santiago de Cuba

Londres 18, 8’15 m.

Los telegramas de los Estados Unidos relatan con gran lujo de detalles la capitulación de Santiago de Cuba.

Dicen que ayer domingo evacuaron la plaza las tropas españolas.

Los soldados dejaron las armas al llegar á las avanzadas americanas conservando sus espadas los oficiales.

Los yankees izaron la bandera americana en el lugar de donde habia sido arriada la española.

Las tropas americanas conservan sus posiciones atrincheradas sin perjuicio de las fuerzas suyas que ocupen la población.

Shaffter dejará en funcionas á las autoridades municipales españolas de Santiago.

Se teme el ataque de los refuerzos que esperaban los españoles.

Los refugiados no volverám por ahora á la plaza.

Los buques españoles anclados en el puerto serán entregados a los americanos.

Antes del 25 se habrán de embarcar para España las tropas que ocupaban santiago.

Reyer.

Nueva York 18, 12t.

Un telegrama de Santiago, fechado ayer, dice que las tropas españolas, sin armas, acamparán fuera de las líneas americanas hasta el embarque, que se procurará hacer lo antes posible.

Dice que el aspecto de la población es tristísimo.

Las casas tienen el mismo aspecto que si hubieran sido saqueadas.

No se encuentran víveres en ninguna parte.

Los soldados españoles, extenuados por la escasez de alimentos, parecen mas bien esqueletos que hombres.

Hay 20.000 paisanos refugiados en el Caney; otros 20.000 en Firmeza; 5.000 en Guabita del Boniato, y 2.000 en San Vicente.

Aser.

La confirmación oficial

Anoche, después de repartido nuestro número, se facilitó por el gobierno á la prensa el parte oficial de la capitulación de Santiago, en el cual se confirman todas las noticias que anticipamos á los lectores en la última hora de la edición anterior.

Es el siguiente:

Telegrama oficial

Habana (sin fecha).

Madrid 18.

Capitán general á ministro Guerra:

Comunico á V. E. telegrama original del general Toral, que dice asi: «Firmada hoy capitulación, comprendiendo fuerza y material guerra división Cuba, comprometiéndose Esdos Unidos transportar á España brevedad posible tropas, que embarcarán puertos inmediatos á guarniciones que ocupan.

Oficiales llevarán armamento, y ellos y tropa propiedad particular, archivos y documentación militar.

Voluntarios y movilizados que quieran continuar isla, quedarán entregando armas y dando palabra no tomar armas contra Estados Unidos en actual guerra.

Fuerzas españolas saldrán Santiago de Cuba con todos los honores guerra, depositando después sus armas en lugar designado, de acuerdo mutuo para esperar la disposición qué haga de ellas gobierno Estados Unidos, bien entendido que los comisionados americanos recomendarán que el soldado español vuelva á España con las armas que valientemente han defendido.

Marina sigue la misma suerte que ejército.

En virtud anterior capitulación mañana domingo, nueve mañana, saldrán tropas á acampar fuera población y americanas haránse entrega material guerra.— Toral.

Lo participo á V. E., con el sentimiento natural, para su conocimiento, rogando á V. E. instrucciones para ajustar mi conducta en armonía con la que reciba de V. E., contestando á mis anteriores telegramas.— Blanco.

La correspondencia de España 19/07/1898

Guerra hispano-estatunidenca. Batalla de Santiago de Cuba XII

Sobre la paz

(de nuestro corresponsal particular)

Londres 16, 8’46 m.

El Standard dice que, estando como está satisfecho el honor español, es ya tiempo de salvar á España.

Los cubanos—añade—tienen todos los defectos de los españoles, sin ninguna de sus buenas cualidades, y los soldados americanos que desde que han desembarcado en Cuba han aprendido á admirar la bravura española y el carácter de los cubanos, preferirian seguramente combatir al lado de los españoles contra los insurrectos.

En las actuales circunstancias— añade—la regente y el rey merecen toda la gratitud y todo el respeto de los españoles, y los hombres de Estado de la Península deben hacer todos sus esfuerzos para obtener una paz honrosa, ahora que los americanm se han convencido de que los cubanos son menos dignos de su simpatía qua lo que primitivamente creyeron, y de lo difícil que será organizar en la gran Antilla un régimen político que convenga á los mal llamados patriotas cubanos que siguen á Calixto García y demás cabecillas. …

La capitulacion de Santiago de Cuba

(de nuestro corresponsal particular)

Londres 16, 8m.

El Daily Telegraph publica un despacho de Washington diciendo que los americanos, llevan perdidos en Santiago 2.060 hombres, entre muertos, heridos o desaparecidos.

El Morning Post otro telegrama, también de Washington, diciendo que las tropas de Toral serán repatriadas en buques alemanes.

Ayer hubo otros 22 casos y tres defunciones poe el vómito en las tropas americanas de Santiago.

El Standart recibe de Washington otro despacho diciendo que va a ser muy difícil á los americanos encontrar número suficiente de barcos para repatriar á los españoles á causa de la epidemia de fiebre amarilla que reina en todo el Oriente de Cuba.

Reyer.

La correspondencia de España 17/07/1898

Guerra hispano-estatunidenca. Batalla de Santiago de Cuba XI

La capitulacion de Santiago de Cuba

Nueva York 14,12’30 m.

De Washington anuncian que se acaba de recibir un telegrama de Shaffter en el departamento de la Guerra, anunciando que Toral consiente en la rendición de Santiago, á condición de ser repatriado con sus tropas.

Azor.

Telegramas de Fabra

Nueva 7ork 15.

Un despacho de Cabo Haitiano, fechado anoche, dice que can arreglo á las condiciones de la capitulación, las tropas que guarnecían á Santiago saldrán de la plaza con todos los honores de la guerra.

Inmediatamente serán embarcadas en transportes americanos y conducidas á la Península. No se ha fijado aún el puerto en que deben desembarcar. Se calcula que se necesitarán cinco ó seis vapores para la repatriación de dichas tropas.

La correspondencia de España 16/07/1898

Guerra hispano-estatunidenca. Batalla de Santiago de Cuba X

El sitio de Santiago de Cuba

(de nuestro corresponsal particular)

Nueva York 14. 4’15 t.

Aumenta aqui el descontento y la inquietud por la grave situación en que se supone colocado al ejército americano en Santiago, por la lentitud con que lleva las operaciones el general Shaffter, cuya impopularidad aumenta por instantes.

Se sabe aquí que los americanos han hecho ya flotar cuatro veces la bandera de armisticio.

Se ampieza á comprender, por las noticias que corren, que la posición de los amaricanos es sumamente débil.

Es falso que tenga Shaffter emplazados cuatro cañones de sitio. Solo tiene uno. Los otros siete están á algunos pies bajo de agua y es imposible trasportarlos en aquel fangal.

El gobierno ha confesado que hay catorce casos de vómito negro en las ambulancias militares. Pero el público cree que para estar en lo cierto hay que multiplicarlos por 10.

Es imposible continuar el asedio en estas condiciones.

Dos semanas más bastarán para que las tropaa americanas queden aniquiladas por la fiebre amarilla.

Así piensa aquí la mayoría de las gentes, aún las menos exaltadas y no pocos militares.

En el mismo despacho se consigna la creencia de que el general Toral persiste en su negativa de capitular, porque ha llegado á su conocimiento el gran número de enfermos que hay en el campo americano.

El general Miles, á una pregunta del gobierno, ha contestado que las posiciones americanas son todo lo buenas que las circunstancias permiten.

Azor.

Nueva York 14, 8’5 n.

Se acaba de recibir un despacho de Washington anunciando que el general Shaffter ha telegrafiado al gobierno que están nombrados los comisionados por ambos ejércitos para convenir las condiciones da la capitulación de Santiago.

Azor.

La correspondencia de España 15/07/1898

Guerra hispano-estatunidenca. Batalla de Santiago de Cuba IX

El bombardeo de Santiago de Cuba

(de nuestros corresponsales particulares)

Londres 13, 8’50 m.

Un despacho de Siboney anuncia que los refugiados de Santiago sufren horrible miseria, hambre terrible y todo género de enfermedades.

En el campamento norteamericano hay 2.000 enfermos.

Los yankees han pegado fuego á todas las casas de Siboney para evitar las epidemias.

Reyer.

Nueva York 13, 7’30 m.

Según los últimos partes recibidos en Washington, Shaffter ha rodeado completamente á Santiago para cortar en absoluto la retirada á los españoles.

Los americanos avanzan lentamente y con grandes precauciones hacia la plaza.

En unas de las trincheras abandonadas por los españoles, encontraron los norteamerícanos, al acercarse con grandes precauciones, gran cantidad de fusiles de madera colocados apuntando, como si tras de cada uno hubiese un soldado para engañar al enemigo.

En Washington, por las noticias del teatro de la guerra, hay la firme creencia de que los españoles en Santiago han agotado casi por completo sus municiones.

Shaffter dice que en estos dos días de bombardeo, los españoles no respondieron al fuego violento y continuo de la artillería americana, sino con un débil fuego de fusilería.

El departamento de la Guerra espera de un momento á otro recibir la noticia de que la plaza ha capitulada ».

Azor.

Londres 13, lO m.

Según despachos de Siboney, Santiago de Cuba ha sido incendiado por cuatro puntos distintos por los proyectiles de los yankees.

A la nueva intimación de Shaffter ha contestado Toral que su deber era resistir mientras no le ordenen otra cosa sus jefes superiores.

Azor.

El vómito.

Nueva York 13,2 t.

El Journal recibe de Washington un despacho asegurando que los médicos militares temen que de un momento á otro se declare una terrible epidemia de vómito entre las tropas americanas que asedian á Santiago.

De los dos mil y pico de enfermos que hay en las ambulancias son muchos los que padecen fiebres, que, aunque no muy altas, presentan tendencias á tomar el carácter maligno.

Los médicos opinan que es urgente hacer rigurosas recomendaciones á las tropas para que eviten todo aquello que predispone ó produce la fiebre.

Declaran también que vale más arriesgar la vida de algunos centenares de hombres en el asalto inmediato de la plaza, que exponer al ejército entero y al país á una epidemia qua sería terriblemente mortífera.

A consecuencia de haberse declarado el vómito en Guantánamo y la Caimanera, se ha establecido la cuarentena para las procedencias de dichos campamentos, según telegrafian de Playa del Este.

Azor.

La correspondencia de España 14/07/1898

 

Guerra hispano-estatunidenca. Batalla de Santiago de Cuba VIII

El bombardeo de Santiago de Cuba

(de nuestros corresponsales particulares)

Londres 11, 8’16 m.

The Daily Mail, en un telegrama del teatro de la guerra, anuncia que los 159 marinos de la escuadra escapados del desastre de la escuadra de Cervera, cooperan á la defensa de Santiago de Cuba.

Dicen también que la plaza tiene más víveres y municiones de lo que se han dicho estos últimos días.

Reyer.

La correspondencia de España 12/07/1898

Guerra hispano-estatunidenca. Batalla de Santiago de Cuba VII

Londres 4, 12’35 t.

Telegrafían ahora de Washington que está oficialmente confirmado por despachos de Siboney, que el general Lawton ha penetrado en Santiago por la parte Nordeste y que se están batiendo españoles y americanos en las calles de la población.

Reyer.

Parte oficial yankee

Nueva York 4, 2t.

Comunican de Washington que el departamento de la Guerra ha publicado el siguiente despacho que el general Shaffter ha dirigido al ministro de la Guerra Mr. Alger, en contestación al telegrama en que éste le preguntaba por qué no había enviado al gobierno noticias con más frecuencia.

Dice así:

“Cuartel general del 5.º cuerpo de ejército, 3 de julio.

“No he telegrafiado porque estaba muy ocupado en seguir las operaciones y porque no quería enviar noticia alguna que no estuviera plenamente confirmada.

“Nuestra situación es precaria á causa de las dificultades que experimenta el Estado Mayor para procurar víveres á las tropas, á causa del vigor del combate y á causa de las cualidades guerreras desplegadas por el enemigo, que está establecido en una posición casi inexpugnable.—Firmado, Shaffter.

Azor.

La correspondencia de España 05/07/1898

Guerra hispano-estatunidenca. Batalla de Santiago de Cuba VI

Nueva York 3,4 m.

Se esperan ansiosamente noticias de Santiago.

Coméntase vivamente el parte oficial de Shaffter, en el cual declaraba que sus tropas se hallaban solamente á tres ó cuatro millas de Santiago de Cuba.

Los últimos telegramas hacen subir el número de bajas americanas del combate del viernes á 1.300.

El ataque se reanudó ayer durante todo el día. Se dice que el número de víctimas de esta segunda jornada es muy grande también.

No se conoce concretamente ningún resultado preciso, ni hasta ahora lo tienen los despachos particularmente recibidos por Mac-Kinley y Alger.

Aunque los periódicos han seguido publicando extraordinarios anunciando grandes triunfos, la opinión se muestra reservada, pues le hace desconfiar el número creciente de bajas que se anuncian y la falta de precisión sobre las posiciones conquistadas en los partes oficiales.

Azor.

La correspondencia de España 04/07/1898