Guerra hispano-estatunidenca. Testimonis i repatriats XXIV

Los repatriados

Asunto preferente entre cuantos suscita la suspensión de la guerra en las Antillas es el de los auxilios y socorros à prestar á los millares de soldados enfermos que ya han comenzado á desembarcar en la Coruña.

El soldado y el marino, primero é indispensable elemento de la guerra, han acreditado, en la que acaba España de sostener, ser excelentes. Han flaqueado y defraudado las esperanzas que en ellos pusiera la patria, los ministros, los políticos, acaso los generales y almirantes, con algunas excepciones: el marino y el soldado han cumplido honrosamente con su deber, como unánime reconoce la prensa extranjera; y en ellos, en sus grandes cualidades de abnegación, disciplina y valor funda la patria las pocas esperanzas de regeneración que para lo porvenir le quedan.

Bien está; oportuno y patriótico encontramos el pesamiento de persona tan competente y enterada de lo que es la guerra en las Antillas como el señor Dupuy de Lôme. La excitación que ha dirigido á la prensa periódica para que el público peninsular acuda en auxilio de los repatriados, constituyendo un respetable patronato que la organice, impulse y fomente, nos parece motivada y oportuna y nos asociamos á ella con toda la posible eficacia.

Propone el Sr. Dupuy que la «Asamblea Suprema de la Cruz Roja,» presidida por el general Polavieja y que cuenta con el alto patrocinio de S. M. la Reina Regente, ejerza el patronato de la gran obra caritativa y nacional de auxiliar á tantos millares de repatriados.

Repetimos que nos asociamos de corazón á un pensamiento tan noble, y que es presentado, además, bajo una forma práctica. Sin perjuicio de que ese plan haga camino, como ya lo está haciendo, pensamos que las Cortes que pronto van á reunirse se ocuparán, desde la primera sesión que celebren, en lo que realmente constituye el primero de sus deberes, en examinar, apoyar y completar en lo que fuere necesario las medidas numerosas, y en general acertadas, dictadas por el Gobierno con el propio objeto.

Auxilios eficaces é inmediatos para los repatriados serán, en, primer lugar, el pago de todo ó de una parte considerable de sus atrasos á los soldados, asi sanos como enfermos. Esa es una deuda de honor y de humanidad que debe ocupar lugar privilegiado en la mente de gobernantes y legisladores.

La idea formulada por el Sr. Blasco de destinar el fondo de la suscripción nacional al expresado socorro es buena y nos parece que no debe ser abandonaba, alegando el hecho de que el mencionado fondo, bin corto por cierto, ha sido consumido en gastos de guerra á medida que se recaudaba. Venga la cuenta de lo recaudado y de lo consumido, y veamos lo que resta. Desde luego parece que se habrán reservado las 700.000 pesetas asignadas por los suscriptores para fomento de la marina de guerra; y como esto no urge y como el donativo precedió á los desastres de la Armada, las Cortes podrían aplicarlas á la necesidad verdaderamente nacional y urgente de auxilio á los repatriados. Con mayor razón podrán hacerlo de las cantidades que dicha suscripción produzca de ahora en adelante, puesto que la guerra está en suspenso y puesto que los auxilios á heridos ó enfermos, por razón de la campaña, son una de las atenciones de aquélla.

Con lo que no estamos conformes es con la idea de un colega de la noche de que se señalen en general pensiones vitalicias á los licenciados del ejército de Cuba. Una cosa es que se les paguen con puntualidad las que, por sus servicios ó heroísmo y conforme á las ordenanzas y á las leyes militares hayan obtenido, y otra cosa muy distinta será otorgarlas por medida general. Esto último podría ocasionar para el afligido Tesoro español las consecuencias que para el muy robusto de los Estados Unidos tuvo una disposición análoga. La liquidación de aquél será una obra propia de Hércules y superior á las fuerzas de la nación: la prudencia aconseja no aumentar dficultades, ni aun con el más patriótico de los motivos.

En este terreno del auxilio á prestar á los hijos del pueblo que han sostenido en climas mortíferos la causa de la integridad territorial y del honor de España, la caridad particular puede conseguir más y más rápidamente que la acción del Gobierno. Por eso hallamos tan oportuno y de carácter tan práctico el pensamiento del Sr. Dupuy de Lome, que coincide con el que planteó con esfuerzo y con éxito nuestro ilustrado colega El Imparcial. Ambas acciones, sin embargo, lejos de ser opuestas, se completan, no habiendo necesidad de renunciar á ninguna de ellas.

De temer es, vista la enorme proporción del mal que se aspira á combatir, que, ni aun juntas la caridad privada, impulsada ahora por el patriotismo, y la acción del gobierno, sean suficientes para conseguir en totalidad su objeto.

La Época. 25 de agosto de 1898.

 

 

Guerra hispano-estatunidenca. Testimonis i repatriats XXIII

Defensa y capitulación de Santiago

El corresponsal del Heraldo en la Coruña ha telegrafiado á este colega las siguientes manifestaciones que sobre la capitulación de Santiago le ha hecho el brigadier Ruiz Rañey y otros señores regresados de aquella plaza en el vapor hospital Alicante con la primera expidición de repatriados:

« —Yo salí de Manzanillo—dice el general Ruiz—al frente de una columna compuesta de cinco batallones escogidos de aquella guarnición, de cuyo inmediato mando estaba encargado el valeroso coronel Escario.

En nuestra marcha tuvimos varios encuentros con los insurrectos, consiguiendo abrirnos paso en dirección á Santiago, donde penetramos el 3 de Julio, día que salió de la bahía la escuadra que mandaba el almirante Cervera.

Antes de entrar en Santiago de Cuba libramos rudo combate con los insurrectos que se hallaban en los alrededoress de aquella población con el proposito de impedir nuestro avance.

Tuvimos sensibles bajas: treinta muertos y sesenta y siete heridos.

Al tomar una de las posiciones que el enemigo defendió con más empeño, llamada «Piedra Oro», fui herido por un proyectil en la pierna izquierda que me extrajeron afortunadamente.

También fué gravemente herido en este combate el valiente capitán Sr. Ramiro.

Ganada dicha posición, mi columna fué aumentada con las fuerzas que guarnecían las trincheras.

Los yankis dominaban parte de la ciudad de Santiago. Dos días después, habíannos cercado completamente.

Hacían trincheras de día y de noche, utilizando para ello alguna maquinaria. Recibían constantemente refuerzos

Los días 10 y 11 rompióse un nutrido fuego de cañón, estando ellos de estas armas en proporción de 10 por 1 con relación á nosotros.

Hacíanse blancos admirables por ambas partes, consiguiendo desmontarnos bastantes piezas, disparándonos siempre desde sus trincheras.

Las ametralladoras hacíannos un fuego horroroso, que duró hasta las seis de la tarde del día 11.

Los buques yankis mientras tanto cañoneaban por elevación la plaza y el puerto para destruir el cañonero Alvarado.

Nuesttos soldados aguardaban impacientes una salida de los yankis de sus trincheras para romper el fuego, pues convenía aprovechar las municiones.

En este punto las cosas, los yankis pidieron parlamento para intimarnos la rendición de la plaza. Como yo me encontraba herido, ingresé en el hospital, y de lo sucedido después desconozco por completo los detalles.

La conducta de los yankis para con las tropas españolas ha sido correcta.

Nos facilitaron coches ambulancias para transportar los enfermos hasta el punto de embarque.»

—El general Ruiz—dice el corresponsal—me ha presentado á la hermana de la Caridad sor María, aragonesa de origen, que en medio da un fuego vivísimo contra Santiago presentóse al general diciendo:

—Si hace falta algún individuo para defender las trincheras ó disparar los cañones, denme un fusil ó un puesto de honor en las baterías.

El comandante militar del Caney, Sr. Romero, testigo del célebre combate, dice que al amanecer rompieron el fuego dos brigadas americanas con artillería, y que defendió el poblado con tres compañías del regimiento de la Constitucion y fuerza de las guerrillas: en total 433 hombres.

Nuestra defensa—dice—fué heroica, pues carecíamos de artillería.

Al medio día—añade—fué herido de dos balazos en ambas piernas el general Vara de Rey.

— ¡Ay! me han herido.

Los balazos al general Vara del Rey fueron simultáneos.

Llevámosle á su alojamiento, curosóle de primera intención y el fuego continuó hasta las cuatro de la tarde. Entonces ordenóse una retirada de los escasos supervivientes.

El general Vara fué colocado en una camilla, y con él y 40 heridos más formóse un convoy en dirección á Santiago, convoy que puede decirse que fué materialmente fusilado por los yankis.

Como prueba de este aserto, dice el Sr. Romero, basta saber á usted que el general Vara, Herido dentro de la camilla, recibió tres balazos más: uno de ellos en un ojo, y murió en el camino.

Su cadáver hubo de ser abandonado.

Recogiéronle los yankis tres días después, haciéndole los honores que su heroísmo en justicia merecía.

El coronel Punet, con el resto de las fuerzas de la Constitución, pudo retirarse al camino del Cristo.

Al pretender retirarme yo al Caney, por falta de fuerzas, fuí herido de un balazo de Mauser que me atravesó el omoplato.

Recogiéronme é hiciéronme prisionero los yankis.

Déboles un buen trato.

Condujéronme á Santiago con los restantes heridos, por no poder asistirnos.

En las acciones del Caney murieron los comandantes D. Rodrigo Agüero y D. Rafael Aragón; el capitán Vara; los tenientes Domínguez, Alfredo Vara, Pedro Fuentes, Manuel Morales, Antonio Rubio, Segundo Llanos y José Marquines, jefe del fuerte de Albisu, que sufrió un fuego de cañón horroroso.

Resultaron heridos los capitanes D. Isidro Arias, y D, Baldomero Vigo; les tenientes Inocencio Rejo, Antonio Martínez, Domingo Murillo, Manuel Estévez y Lorenzo Valinas y el médico D. Angel Rodríguez.

Merece especial mención por su comportamiento en estos hechos de armas el médico telegrafista señor Manzano, jefe de la estación del Caney, que defendió valientemente y que se retiró con Vara, desarmando antes la estación bajo fuego enemiugo, y recogiendo los útiles que en ella había, hasta caer herido de bala en un muslo.

Entonces cayó en poder de los yankis.

Merece especial atención del Gobierno, pues regresa a España sin empleo.

He aquí ahora la impresión de un jefe que asistió á los que pueden tenerse como precedentes de la capitulación.

El general Linares—dice—encontrábase con escasa fuerza para batir á los yankis desembarcados.

Herido en la trinchera de San Juan, regresó á Santiago el 1º de Julio.

Continuaron las fuerzas españolas en las trincheras, pero desprovistas de elementos.

Había batallones que debían haber cubierto ciertos puestos.

Combates verdaderamente gloriosísimos, se han librado dos ó tres.

El teniente coronel Herrera, con ocho piezas de Artillería, contuvo el avance de los americanos, causándoles muchas bajas. El enemigo pidió parlamento. Herrera conferenció con el jefe yanki, Mr. Oell, y recogió pliegos para la plaza.

Esto ocurrió á cinco kilómetros de Santiago.

Herrera hizo saber á los americanos que rompería el fuego de nuevo si continuaba la concentracción de fortificaciones.

El día 8 creíase en Santiago que entrarían los yankis. Hasta el día 10 estuvieron háciendo trincheras impunemente frente á Santiago, emplazando 60 cañones. Nuestras trincheras y los Cañones en ellas puestos permanecieron mudos.

Este día fué el en que cayó herido Herrera.

Posteriormente empezaron las negociaciones de la capitulación.

Suscriben el acta, que remito por correo, los generales Toral y Escario y el coronel de la Guardia civil Sr. Oliveros; les tenientes coroneles: de Asia, Sr. Conlonia; de la Constitución, Sr. Prunet; de Talavera, Sr. Rodríguez; de Estado Mayor, Sr. Fontán; de Alcántara, D. Baldomero Barbón; de San Fernándo, D. Segundo Pérez; provisional de Puerto Rico, D. José Escudero; de Attillería, D Luis Melgar; de . Cazadores de Puerto Rico, D. Ramón Arana; comisario de primera, D. Julio Cuevas; el subinspector de segunda, D. Pedro Martín, y el capitán de Ingenieros, D Juan Díaz.

No la firmaron los generales Ruiz, Rubín y Ordoñez, coronel de Ingenieros Sr. Garcia y coronel Aldea, ignórese por qué causa.

La entrada de los yankis en Santiago verificóse el día del Carmen.

Desfilaban por la ciudad con armas, los españoles sin ellas.

Los soldados yankis portáronse bien con los jefes españoles, pues saludaban á los oficiales.

Los yankis, disgustados con los insurrectos porque les habían robado una brigada de mulos, cuando izaron la bandera cubana en la población dijéronles que la única bandera que allí ondearía sería la americana.

Los yankis trataron con gran desprecio á los insurrectos mientras felicitaban á los españoles.

Antes de embarcar á unos heridos nuestros, fueron visitados por médicos yankis para estudiar los efectos de los proyectiles.

Los jefes y oficiales americanos han comprado á altos precios los números que al cuello llevaban los soldados del regimiento de la Constítución, para guardarlos como recuerdo de la heroica defensa que dichas fuerzas españolas hicieron en el Caney.

El teniente de navio Sr. Peña, jefe torpedista de Santiago, niega que el Merry Mae atravesara las líneas de torpedos impunemente.

El barco fué destruido por un torpedo.

El guardia marina señor Navia, marqués de Santa Cruz, que asistió al combate de Cervera, dice que se dió poca cuenta de lo que ocurrió.

Añade que el Oquendo, donde él iba, cuidaba de la defensa del Vizcaya.

También dice que cayó al agua después del incendio.

Los insurrectos llamaban á los tripulantes náufragos con engaño á medida que iban pasando uno á uno y los fusilaban y macheteaban.

El rehuyó y siguió nadando hasta que tomó tierra salvándose corriendo.

Viene sin un céntimo y vestido de soldado.

Transmitidas estas interesantes manifestaciones, dice el corresponsal por su cuenta:

De las primeras conferencias que acabo de celebrar, dedúcese que Santiago capituló teniendo viveres suflcientes para 12 000 hombres que estaban animados de un gran espiritu.

Muchos jefes no estan conformes con que capitulara Toral.

He recibido impresiones de cómo piensa Linares y poseo documentos interesantes que remito.

Mala fe siempre.

Entre las instrucciones que nuestro Gobierno dará á las personas que forman la comisión española que ha de ir á París á terminar la paz definitiva con los delegados americanos, figura, en primer término, la de reclamar la propiedad de los edificios públicos, incluso los cuarteles y las cárceles, maquinaria de los arsenales, etc., etc., de las Antillas, como dijimos hace algunos días con referencia á las declaraciones hechas por el Sr. Sagasta en este sentido.

Estas declaraciones, así como las que se refieren á retrasar la evacuación, han causado en el gabinete de Washington una sorpresa burlona, según dicen los corresponsales de la prensa inglesa en equella población, los cuales añaden que tales pretensiones serán barridas sin miramientos de ninguna clase, como igualmente los que tocan al futuro régimen de la gran Antilla y á la deuda cubana.

Uno de dichos corresponsales dice lo siguiente:

«El Gobierno americano insiste en que los asuntos de que trata el protocolo quedaron resueltos sin mas discusión. Si España no sabe todavía cuál es la nación que ha sido vencida, los comisionados americanos se encargarán de decírmelo en seguida.»

Con esto basta para comprender que las conferencias de París no reportarán á España ningún beneficio, y casi sería mejor no celebrarlas, porque nuestro Gobierno, cuando el Ejército español quedó victorioso en la gloriosa jornada de Santiago de Cuba, parece que se opuso á que la guerra continuase, en sus deseos de hacer la paz con una nación que saborea un triunfo que no ha ganado, y ahora es indudable que se cruzaran de brazos los comisionados españoles en dichas conferencias y los yankis saciarán su avaricia logrando lo que se proponen.

Esto es, no atendiendo siquiera las razones que alege la comisión española, con objeto de no devolvernos nada de lo que nos arrebataron.

La correspondencia militar .Madrid, 25 Agosto de 1898

 

 

Guerra hispano-estatunidenca. Testimonis i repatriats XXII

El vapor Alicante ha empleado en su viaje de Santiago de Cuba á la Coruña doce días y veintitrés horas, habiendo tenido en la navegación 60 repatriados muertos.

Unos 100 han llegado en muy grave estado. Los restantes, que son más de 1.000, han mejorado mucho durante la navegación.

El Alicante ha tenido buenos días de mar.

Coruña 2 4 , 4 ’30 m,

Trasmito nuevamente la lista de fallecidos á bordo del Alicante, purgada de algunos errores de copia que me ha sido posible subsanar y clasificar con arreglo á los empleos que disfrutaban estos beneméritos servidores de la patria.

He aquí la lista:

Comandante de caballería D. Gaspar Pérez.

Tenientes de infantería D. Filiberto Quijada, D. Felipe Cotón y D, Román Díez.

Soldados Lorenzo Pevale, Manuel Granja, Jacinto Suidagorta, José Pla, Angel Carmona, Juan Pujol, José Díaz, Cándido García, Rufino Jiménez, Daniel Garcés, Francisco García, Baldomero López, Ramón González, Victoriano Miguel, Vicente Arguiraona, José de Pedro, Bonifacio Roiríguez, Crisanto Fernández, Antonio Menéndez, Antonio Izquierdo, Ricardo Lucayo, Antonio Ibarra, Faustino Pelaez, Magín Lloret, José Bruto, Juan Blanch, Cecilio Castillo, josé González, Martín Clavero, Alberto Lequeira, Pedro Carbonell, Félix Zualcedo, Francisco Gutiérrez, Manuel Estell, José Cebrián, Paulino Pardos, Eloy Luna, Salustiano Martínez, Lorenzo Carrasco, Andrés Parra, Manuel Gallarta, Manuel García, Gil Arribas, Pedro Fernández, Benito Ponce, Manuel Seija, Rafael Marino, Evaristo Fernández, Domingo Font, Santiago López, Manuel Cherlin, Faustino Sardina, Antonio Carles, José Fábregas y Julián Pérez.

El buque cumplirá cinco días cuarentena.

En Santiago de Cuba sólo había ultimamente dos casos aislados de fiebre amarilla.

Dafonte

Coruña 24, 4’30.

Créese que la mayoría del pasaje irá al lazareto, por no estar terminada la instalación sanitaria en el Patriota y no tener instrucciones el comandante hasta que llegue á Ferrol la escuadra de Cámara.

Esta se halla ya á la vista del puerto.

En el Alicante hay tres muertos que seran enterrados en el lazareto.

El acta de la capitulación fué firmada por los generales Toral y Escario; el coronel de la guardia civil señor Oliveros; los tenientes coroneles de Asia y Constitución Sres. Punet y Rodríguez, el de estado mayor, señor Fuente Alcántara, del batallón de San Femando D. Segundo Pérez, de artillería D. Luis Melgal; el comisario de primera D. Julio Cuevas, y el capitán de ingenieros D. Juan Díaz. No firmaron la capitulación los generales Ruiz, Rubí y Ordóñez, el coronel de ingenieros Sr. Caula y el coronel de artillería Sr. Aldea.

El ejército yankee ha estado deferente con las tropas capituladas.

Los oficiales españoles eran siempre saludados militarmente por los soldados yankees.

Dafonte.

Telegramas de Fabra.

Coruña 24, 5 t.

(Urgente.)

En el lazareto todo está dispuesto para recibir á 800 repatriados. Ya están en él el general Ruiz y varios oficiales.

Ha empezado la paga de sueldos atrasados.

Han fallecido seis soldados más y algunos otros están gravísimos.

En vista del buen estado del Alicante sólo será sometido á tres días de observación.

Coruña 24 , 5,15 t.

(Urgente.)

En el Alicante viene el teniente de navio Sr. Pina, jefe de los torpedistas de Santiago, quien niega que el Merrimae atravesase la linea de torpedos impunemente. En la primera fué destruído.

Viene también el guardia marina Navia, que formaba parte de la escuadra de Cervera. No puede precisar nada á causa del aturdimiento del combate.

Viene también el guardia marina Belinijo, que se salvó á nado, y asegura que los mambises fusilaban y macheteaban á los naufragos conforme llegaban á tierra. Este guardia marina, que pertenece á una familia aristocrática, llega sin un céntimo y vistiendo traje de soldado.

(Urgente.)

Para completar mi información, he hablado con otro de los jefes, quien fijándose en el combate del Caney, dice que dos brigadas americanas con caballeria y artillería rompieron nutrido fuego contra el poblado defendido por tres compañías del regimiento de la Constitución y las guerrillas, formando un total de 453 hombres y sin artillería.

A pesar de eso, la defensa fué heroica.

Al mediodía, el general Vara de Rey fué herido en ambas piernas por otros tantos balazos. Llevado á su alojamiento, fué curado de primera intención, durando el fuego hasta las cuatro de la tarde, en que se ordenó la retirada de los pocos que habían quedado.

Vara de Rey, en una camilla, y otros 40 heridos formaron un convoy, que era conducido á Santiago, y durante el trayecto fueron literalmente fusilados por los yankees. Dentro de la camilla recibió el heroico general otros tres balazos, uno de ellos en un ojo, que le privaron de la vida.

Su cadáver fué abandonado en el camino, donde los americanos lo recogieron tres días después, sepultándole con los honores debidos á su rango.

E1 resto de las fuerzas al mando del coronel Punet se retiró por el camino del Cristo. Romero, comandante militar de Caney, al retirarse con sus escasas fuerzas, fue herido de bala de Mausser, que le atravesó el omóplato. Los yankees le rocogieron y le llevaron al hospital de Caney, le cuidaron y el día 5 lo entregaron en Santiago con otros heridos por no poderles asistir.

En Cambales y Caney murieron los comandantes D. Ródrigo Agüero y D. Rafael Aragón, el capitán Vara de Rey y los tenientes Domínguez, Vara, D. Pedro Fuertes, D. Manuel Morales, D. Antonio Rubio, D. Segundo Llanos y D. José Malquines.

El jefe del fuerte de Albisa sufrió un cañoneo horroroso, siendo heridos los capitanes D. Isidro Arias y D. Baldomero Vigo, y los tenientes D. Inocencio Rego, D. Antonio Martínez, D. Domingo Murillo, don Manuel Estévez y D. Lorenzo Salmas y el médico D. Ángel Rodrignez.

Hácense grandes elegios del comportamiento del telegrafista Manzano, jefe de la estación de Caney, que se defendió valerosamente en la estación, á pesar de estar desarmado y bajo un nutrido fuego, recogió sus aparatos y se retiró al lado del general Vara, donde recibió un balazo en el muslo, siendo recogido por los yankees.

La correspondencia de España. Madrid, jueves 25 agosto de 1898

Guerra hispano-estatunidenca. Testimonis i repatriats XXI

Los repatriados

De un momento á otro llegará al puerto de la Coruña el vapor Alicante, conduciendo el primer convoy de soldados repatriados de Santiago de Cuba.

Para algunos infelices, será día de júbilo aquel en que vuelvan á pisar el suelo de la Patria; para otros, acaso día de prueba, porque hallarán en las brisas natales el beso de la madre que perdieron durante la ausencia y cuyos ojos no pudieron cerrar en su lecho de muerte.

Coruña se apresta á recibirlos y á otorgarles un recibimiento digno, con un esmero cumplido para su cuidado.

Para alojamiento de los soldados repatriados, se cuenta con el lazareto de Oza, el Hospital Militar y los cuarteles de Alfonso XII y Santo Domingo.

Se cuenta, además, con locales establecidos en el Parque de San Amaro y con el Sanatorio de la Cruz Roja.

El lazareto de Oza se halla en excelente estado.

Tiene departamentos limpios y habilitados convenientemente, y todo lo necesario para el servicio de los repatriados; pero dado el crecido contingente que se espera, será necesario realizar las obras de ampliación solicitadas.

Hoy se espera que llegue á Coruña el «Alicante» conduciendo la primera expedición de repatriados,

y en lo que resta de semana llegará alguna más á Santander.

En ambos puertos de desembarco se han adoptado precauciones, tanto para evitar el desarrollo de epidemias, como para que se efectúe el desembarco con el mayor orden.

La Unión Católica. 24 de agosto de 1898.

Guerra hispano-estatunidenca. Testimonis i repatriats XX

En Gibara

Ha regresado de Gibara a la Habana el crucero Infanta Isabel, que llevó pliegos del capitan general al general Luque.

Refieren los tripulantes del crucero que poco antes de llegar a la vista de aquel puerto se encontraron con el crucero norteamericano Nashville, el cual, al divisar el barco español, se dispuso para el combate.

Entonces desde el Infanta Isabel se hicieron señas participando al comandante del Nashville que la paz habia sido hecha.

Los americanos prorrumpieron en hurras.

Unidos los dos cruceros, continuaron navegando hasta Gibara.

Allí se supo que esta poblacion habia sido abandonada por las tropas españolas, las cuales se habian replegado hacia Holguin.

Encontrabanse alli los insurrectos dueños del terreno.

Primero llego el cabecilla Cornelio Rojas, quien cometio saqueos y desmanes horribles.

Despues se presento el cabecilla Frias, quien castigo a los culpables de los desmanes.

Mas tarde entró Calixto Garcia, el cual se instaló en Gibara, exigiendo del comercio cinco mil duros, que le fueron entregados por suscrición.

El general Luque, que se hallaba en Holguin, enterado de lo que sucedia en Gibara, salió con una columna dispuesto a arrojar a los rebeldes de la citada población.

Facilmente les tomó el poblado de Auras, imnediato a Gibara, y cuando se disponia a avanzar reconquistando la plaza recibió los pliegos de que era portador el Infanta Isabel .

Estos pliegos le ordenaba la suspensión de hostilidades.

Calixto Garcia dijo que, al ser atacado, se preparaba a tomar venganza, asesinando a doscientos comerciantes españoles de aquella comarca que tenia prisioneros.

Tambien hubiera incendiado el pueblo de Gibara.

Asi premian la victoria

Dicen tanto y hablan tan elocuentemente las recompensas otorgadas por el Gobierno de los Estados Unidos a su marina y a su ejercito por las victorias que han obtenido en la primera guerra con el extranjero sostenida por aquella nación, que aunque en nuestro pais habrá sin duda grandes elementos de opinion que no se las expliquen, vamos a dar cuenta de ellas sin comentarios:

Sampson ha obtenido como recompensa, por haber organizado el bloqueo de la isla de Cuba, sostenido muchos combates de costa, por la proteccion eficaz a las fuerzas de desembarco en Baiquiri, destruccion de la escuadra española que mandó el general Cervera y cuantas operaciones de guerra realizado hasta que se firmó el protocolo, el adelantar ocho puestos en el escalafon.

Schley, jefe tambien de escuadra, que ha operado en combinacion con la de Sampson durante toda la campaña, ha sido recompensado con cuatro puestos de ventaja en la escala de los de su categoria.

Los tenientes Wisslowy Anderson, que figuran como heroes en los partes oficiales, han alcanzado, por sus extraordinarios servicios, el adelanto de cinco numeros en la lista de tenientes de la Armada.

En los partes oficiciales y en la prensa atribuyese una gran parte en la rapidez y el exito en el combate de Santiago al valor y pericia del ingeniero jefe Jorge Cowie; para premiar estos servicios extraordinarios, que el decreto oficial califica de eminentes y conspicuos, se le concede un adelantado de tres números en la escala de su categoria.

Por el acto de arrojo, fue tan celebrado en todas partes, y especialmente por nuestros marinos, realizado por el teniente Hobson echando a pique el Merrymac a la boca del puerto de Santiago, bajo una lluvia de fuego de nuestras baterias, se le otorgó un ascenso, que por cierto fue muy discutido.

Estas son las recompensas que el Gobierno americano ha otorgado y los jefes de sus victoriosas escuadras.

En cuanto al Ejercito, se ha hecho una declaracion publica y solemne.

— El Ejercito regular ha demostrado que no tiene las condiciones que el pueblo americano necesita para las contingencias de un porvenir, y queda impuesta por necesidad urgente su inmediata reorganizacion.

Este es el premio que han otorgado a un Ejercito que regresa a los Estados Unidos vencedor.

Por doloroso que sea, hay que reconocer que las glorias del triunfo no han desvanecido a los Generales yanquees.

Veanse, si no, estas palabras, sobrias y modestas, de Sampson, al contestar el sábado último a la felicitación entusiasta del Alcalde de Nueva York;

– Permitidme, señor Alcalde, que en nombre de los oficiales y soldados de mi escuadra acepte las felicitaciones con que premiais sus esfuerzos. Ellos, como yo, nos complacemos al oir que hemos merecido vuestro aplauso; como nos hemos limitado simplemente a cumplir con nuestro deber, es indescriptible nuestra gratitud hacia el digno interprete de las felicitaciones de esta ciudad, quien bondadosamente se ha expresado en terminos demasiados encomiásticos para lo poco que hemos hecho.

La izquierda dinástica. 24 de agosto de 1898.

 

Guerra hispano-estatunidenca. Testimonis i repatriats XIX

El ministro de Marina visitó esta mañana al presidente del Consejo para darle cuenta de un telegrama sobre la repatriación de los marinos de la destruida escuadra que se encuentran prisioneros en los Estados Unidos.

Con este motivo los señoras Auñón y Sagasta hablaron de la forma de hacer la repatriación y de los barcos que pueden prestar el servicio, pero no se adoptó ningún acuerdo definitivo, quedando el asunto pendiente de un estudio que someterá luego el ministro de Marina á la aprobación de los demás consejeros responsables.

Datos para la liquidación

Un colega hace los siguientes cálculos:

«Suponiendo que regresen de Cuba 12.000 hombres, costará el transporte de estas fuerzas, con arreglo al contrato del Estado con la Compañía Trasatlántica, treinta millones de pesetas.

Sí se lleva á efecto el acuerdo del Gobierno de entregar tres pagas á oficiales y tropa al desembarcar, ascenderá el desembolso á cuarenta y dos millones de pesetas.

Si se devuelve el material de guerra del ejército de Cuba, no bajará su transporte de veinticinco millones de pesetas.

Si se repatrían por cuenta del Estado también les empleados españoles que allí quedaban y los voluntarios que han luchado como movilizados, la cifra se elevará considerablemente.

A estos datos hay que agregar lo que al ejército de la gran Antílla se le debe, que pasa de trescientos millones de pesetas.

Las cifras son siempre elocuentes.

Sumen, sumen nuestros lectores y verán lo que es bueno.

Nosotros no queremos hacer la operación.

¿Con qué dinero cuenta el Tesoro para estas atenciones?»

Con el crédito, como hasta ahora.

 

La división volante de la escuadra

Madrid, 23, á las 610 tarde.—El general Auñón ha llevado a la firma de la Reina un decreto disponiendo que se disuelva la división volante de trasatlánticos armados y que se haga entrega de los buques á la compañía naviera a que pertenecen con objeto de que pueda ésta destinarlos á la repatriación d e las tropas.

Los buques á que se refiere el decreto son el Ciudad de Cádiz, el Alfonso XIII y el Buenos Aires.

El Joaquín del Piélago, que se halla en Canarias, regresará con el mismo objeto.

Proceder yanki

Madrid, 23, á las 11 noche.—New York, 23.—Un ministro ha declarado que los Estados Unidos no indemnizará á España el valor de las fincas que el Estado español posee en las Antillas.

La Dinastía. Barcelona, 24 de agosto de 1898

 

Guerra hispano-estatunidenca. Testimonis i repatriats XVI

Anoche, á las nueve, fondeó en la Coruña el vapor «Alicante».

El buque fué inmediatamente visitado por el capitán general, los gobernadores civil y militar, el alcalde, el comandante de Marina y el representante de la Compañía Trasatlántica.

Se prohibió en absoluto que nadie se acercase á las inmediaciones del Alicante, cumpliéndose la orden con todo rigor.

Las lanchas de los buques de guerra impidieron que esa diaposición fuese contravenida.

El buque trae la bandera de señales de la Cruz Roja, como su condición de barco hospital demanda. La curiosidad del público que se halla en los muelles es extraordinaria.

Los enfermos proceden del hospital de Santiago de Cuba.

Al aercarse al buque-hospital la lancha en que iban las autoridades, un sepulcral silencio reinaba á bordo del «Alicante».

Pocos instantes después las bordas estaban coronadas de soldados.

Enteradas las autoridades del cuerpo de Sanidad de las condiciones en que viene el buque, se aproximó á éste la lancha de las autoridades.

El capitán general dirigió á los repatriados un saludo en nombre de la regente.

El alcalde les dió la bienvenida en nombre del pueblo coruñés.

Durante la travesía han fallecido las  personas cuyos primero y segundo apellidos publicamos, y que un colega de la mañana publica:

Izquierdo López, Ducais Cortés, Ibarra Martinez, Peláez Prelo, Lovet Cortés, Ponto Villarrasa, Castell Castán, Blanch Estivel, González Gabela, Martín Redondo, Cavero Fabatúe, Lequerica Pereda, Carbonell Cacheis, Zuabeilos Muñoz, Gutiérrez García, Castell Сortellós, Cebrían García, Pardos Andrés, Luis Carneros, Martínez Suárez, Сarrasco Francisco, Díaz y Díaz, Parra Ortega, Gallarte Alamo,García Pavón, Arribas Andrés, Pfernández Bonet, Ponce González, Beira Martínez, Martín Malariu, Fernández López, Font Valleret, López Villanueva, Cherlén Chazo, Sardina Martinez, José Carlos, Fábregas Lledot, Pérez García, Guiblado Caetolid,Granges Pízarro, Sindogorta Cagueta, Pla Roid, Carmona Romero, Pujón Reguera, Pérez Bravo, Coto Llerandi, Díaz Roldan, García Pérez, Jiménez Garrido, Díaz y Díaz, Garcés Morales, García Casanueva, López Alvarez, González Sotello, Miguel Alvarez, Arguenaona Guerrero, Pedro Pablo, Rodríguez Larragueite, Fernández Pérez, Menéndez Caballero.

La prensa de la mañana publica interesantes noticias á las cuales nos remitimos para esta información.

En el «Alicante» han llegado el general Ruiz Ranoy; 38 jefes y oficiales, de los cuales ninguno еs de artillería; el alférez del navio «Reina Mercedes», Sr. Pina; 102 individuos de tropa, pertenecientes á la marina y al ejército.

El número de soldados asciende á 1.000.

Han llegado además 100 que no forman cuerpo en los Institutos armados.

El «Alicante» viene con patente limpia.

Durante la travesía no ha ocurrido defunción alguna por fiebre amarilla, conservando el barco buenas condiciones sanitarias.

Entre los enfermos viene uno grave de paludismo, anemia y debilidad general.

También trae un herido tuberculoso.

El correo español 24 agosto 1898

Guerra hispano-estatunidenca. Testimonis i repatriats XVIII

La repatriación

De un momento á otro se espera en La Coruña la primera expedición de repatriados de Santiago de Cuba, que conduce el vapor Alicante,

Se ha pedido al capitán general de El Ferrol orden de desembarco de la mayoría de la tripulación, que asciende á 500 hombres, á fin de que puedan aprovecharse las literas de éstos, quedando el barco trasformado en hospital.

De no hacerse asi, habría pocas facilidades para acomodar á los repatriados, pues sólo se dispone de cien literas de primera clase para los oficiales.

Los soldados tendrían que acomodarse en los corredores de cubierta, colocándose toldos.

En el lazareto todo se halla dispuesto, adoleciendo sólo de la falta de barracones, dado el crecido número de expedicionarios.

El gobernador civil se cuida de todo cuanto le atañe.

E1 alcalde reunió la Junta municipal de Sanidad, adoptando medidas higiénicas que cumplirá el vecindario.

También se reunió la Junta provincial de Sanidad, con asistencia de las autoridades, acordando ajustarse á las disposiciones dictadas.

Se ofició al capitán general de la región, significándole lo mucho que se espera de él para que nada falte á los repatriados.

Hablase de que vendrá de El Ferrol la fragata Almansa, acondicionada para recoger á los repatriados cuando abandonen el lazareto y el Patriota.

Para los soldados que queden en ésta hay dispuesto alojamiento.

Ademas del Hospital Militar, están los cuarteles Alfonso XII y Santo Domingo, el parque de San Amaro y la antigua fábrica del barrio de Santa Lucía.

El alquiler de este último edificio y de la Plaza de Toros lo abona el Ayuntamiento, costeando también las obras de reparación que se efectúan en el parque.

La Plaza de Toros fué alquilada para alojar dos baterías de artillería del 14 regimiento, que regresaron á Madrid en dos trenes militares.

Si hubiera falta de local, se alojarían los soldados en las casas.

El capitán general del distrito proyecta, en último extremo, que la Infantería pasa á Betanzos, para desalojar por completo el cuartel de Alfonso XII.

El Ayuntamiento tiene fletado un vapor para salir á esperar á la entrada del puerto al Alicante.

Se cuenta también para el alojamiento de los repatriados con el Sanatorio de la Cruz Roja.

El gerente de la Compañía Trasatlántica se hará cargo en El Ferrol de los cruceros auxiliares Ciudad de Cádiz y Alfonso XIII, cuyos buques saldrán Inmediatamente para la isla de Cuba.

Coruña 23 (9,30 noche).—Fondeó el vapor Alicante á las nueve de la noche en el lazareto.

Debido á lo avanzado de la hora, retiráronse el Ayuntamiento, las comisiones, las autoridades y el pueblo.

Además, las enfermedades contagiosas que padecen los repatriados impiden el acceso á bordo.

Cónstame que los pacientes de la fiebre amarilla irán al lazareto Oza á purgar toda la cuarentena.

Otros pacientes estarán cinco días en barcos-hospitales, después del lazareto, para marchar á sus casas.

La gente sana quedará aquí esperando la orden de destino.

Hay ansiedad en la gente por temor á la fiebre amarilla, y á la par deseo de ser útiles á los repatriados.

Las autoridades militares y civiles, y especialmente el gobernador, Sr. Martos, brillan por su celo y actividad.

Mañana se hará el escolmo de los repatriados que estén graves, leves y sanos, para dárseles destinos.

Telegrafiaré el destino respectivo.

(Mencheta.)

El Globo. 24 agosto 1898

 

Guerra hispano-estatunidenca. Testimonis i repatriats XVII

Los barcos hospitales

Cuando celebró sus reuniones el Consejo Superior de Sanidad, hicimos notar los inconvenientes de utilizar barcos para hospitales de repatriados cuarentenarios. Nuestras observaciones no se tuvieron en cuenta, porque no los firmaba ningún sabio de los muchos que abundan en los consejos técnicos, además ¿quién se atreve á emitir una opinión contraria á las autoridades eminentes de la ciencia? Basta que se haga una indicación razonable, para acordar lo contrario, y así anda ello.

Aquellas nuestras observaciones se han confirmado por fortuna para nosotros, por desgracia para los sabios.

Dos telegramas, con rara coincidencia, anuncian desde la Coruña que aquellos barcos destinados á hospitales son, además de insuficientes para alojamiento determinado, inútiles y sin condiciones de holgura necesaria para la asistencia que requiere el enfermo, y la vida higiénica á que debiera sujetarse aquel organismo medio destruido por la fiebre en los asfixiantes campos de Cuba.

Y no ya solo resultan inútiles los barcos para este servicio, sino que no están construidos para servir de hospitales flotantes.

Hubiérase habilitado un campamento en Ibiza, hubiérase tomado como punto de cuarentena las islas Cies de Vigo, como dijimos cuando el Consejo de Sanidad discutía precauciones para los repatriados, y no se tropezaría en los momentos angustiosos del desembarque con que ni pueden estar los enfermos en los camarotes de los barcos, ni con libertad respirable en el lazareto de Oza.

Cuestión eterna de nuestra administración general. Desatender observaciones de las gentes y acordar aquello que inspiró la vanidad y el Yo. Y cuando se tocan las consecuencias del error y de la torpeza deprisa y corriendo habilitar alguna medida para salir del paso, aunque perezcan…los principios.

 

El Dia. Madrid. – 24 agost 1898

Guerra hispano-estatunidenca. Testimonis i repatriats XV

TROPAS DE REGRESO

El Alicante en la Coruña

Anoche á las nueve fondeó en el Puerto de la Coruña el vapor de la Compañía Trasatlántica Alicante.

Immediatamente se dirigieron al buque en una lancha del cuerpo de Sanidad militar el capitán general, los gobernadores civil y militar, el alcalde, el comandante de Marina y el representante de la Compañía Trasatlántica.

Se prohibió en absoluto que nadie se acercase á las inmediaciones del Aliante.

Las lanchas de los buques de guerra pidieron que esa diaposición fuese contravenida.

A bordo del Alicante regresan el general Ruiz, y treinta y ocho jefes y oficiales, de los cuales ninguno es de Artillería; el alférez del navio Reina Mercedes señor Pina; 102 individuos de tropa, pertenecientea á la marina y al ejército.

El número de soldados asciende á mil. Vienen además cien que no forman cuerpo.

El Alicante trae patente limpia.

Durante la travesía ocurrieron 60 defunciones, entre éstas las de un jefe y un oficial.

Todos los enfermos que regresan proceden del hospital de Santiago de Cuba.

Al acercarse al buque hospital la ancha en que iban las autoridades, un sepulcral silencio reinaba á bordo del Alicante .

Pocos instantes después las bordas estaban coronadas de soldados.

Enteradas las autoridades del cuerpo de Sanidad de las condiciones en que viene el buque, se aproximó á éste la lancha de las autoridades.

El capitán general dirigió á los repatriados un saludo en nombre da la Regente.

El alcalde les dio la bienvenida en nombre del pueblo coruñés.

El capitán general dió algunas instrucciones al jefe militar de la expedición.

Es director del hospital flotante el subinspector de primera clase D.Lorenzo de Castro.

El jefe del servicio es el subinspector de segunda clase D. Gavino Rivadella.

Los médicos mayores son los señores Mendoza, Sambral y Fernández; los médicos segundos los Sres. Iñigo y Agudo.

Los farmacéuticos, Sres. Fernández y Díaz.

Forman parte, además de ese personal médico-farmacéutico, treinta y dos sargentos y treinta y un sanitarios.

El director del hospital flotante dio cuenta al capitán general de las novedades ocurridas en la travesía.

Dijo que no necesitaba más personal para el servicio de los repatriados, pues el que tenía era suficiente para atender á todas las necesidades que impusiese la cuarentena.

Ignórase todavía dónde sufrirán la cuarentena el comandante y expedicionarios del Alicante.

El comandante del Patriota fué al Ferrol para consultar si se hacía cargo de los expedicionarios

E1 jefe del departamento le manifestó que carece de instruciones hasta que llegue la escuadra de Cámara, á la que dicho buque pertenece.

La real orden dispone que sólo vayan al lazareto los inválidos y convalecientes de fiebre amarilla.

Como no viene ninguno, pueden los expedicionarios pasar al Patriota, pero la Trasatlántica ha manifestado que puesto que este buque carece de sitio donde acomodarlos, si la cuarentena sólo ha de ser de cinco días pueden hacerla en el Alicante.

Se ha demorado la salida de éste, creyéndose que irán todos al lazareto.

A bordo del Alicante hay dos muertos.

El correo militar 24 agosto 1898