Els zuaus pontificis

S’ha parlat abastament de la pertinència de Savalls als zuaus pontificis junt al germà del pretendent, com a lloctinent o ajudant, però en les memòries de Alfonso Carlos sobre la seva pertinença al cos de zuaus i la defensa de Roma no hi és esmentat cap vegada.

Tot i així trobem el seu nom en la llista dels enrolats, Savalls Francesco resident a Vicolo della Campanella nº 6 a Roma.

Imatge de zuau pontifici, 1865. Wikipedia

Cranis esbarriats

La desaparició del crani del comte d’Espanya s’emmarca dins una llarga tradició europea de cranis viatgers i col·leccionats.

Altres cranis esbarriats:

El crani de Beethoven:
Paul Kaufmann, un home de negocis de Califòrnia, va posar a la venda la calavera de Beethoven que va descobrir entre les pertinènces de la seva mare. Sembla ser que un familiar era molt aficionat a la frenologia i va ser present en l’exhumació de les restes del músic el 1863, quedant-se el crani per fer un estudi científic.

El crani de Joseph Haydn:
Quan mor Joseph Haydn a 1809, Napoleó encara es trobava a les portes de Viena, de manera que en aquests moments es van haver de posposar els funerals d’aquest magnífic músic. “Quan el van anar a enterrar a la seva tomba faltava el seu cap”, ha assenyalat Montes. Dos seguidors de la teoria de la frenologia, deixebles d’un home conegut com Franz Joseph Gall, creien que estudiant les circumvolucions del crani, uns plecs de la superfície cerebral, es podia identificar aspectes de la persona com la seva intel·ligència, bondat o valentia, per el que no van dubtar a robar el cap del compositor. Tot i que els frenòlegs van admetre haver tingut el crani d’Haydn temporalment en la seva possessió, la policia austríaca no va poder localitzar-lo amb exactitud. El crani va aparèixer en 1895 entre les possessions d’un professor d’anatomia qui, anys després, va acabar donant la peça perquè pogués ser enterrada juntament amb les restes del músic.

El crani de Mozart:
El presumpte crani de Mozart va ser “salvat” en 1801 per un enterramorts, encara que no se sap on es va conservar fins a 1842, quan es va fer amb ell un gravador anomenat Jakob Hyrtl.
El gravador ho va llegar el 1868 al seu germà Joseph, un professor d’Anatomia que al seu torn l’hi va mostrar al seu company d’estudis Ludwig August Frankl, primer autor d’una descripció documental detallada de la calavera.
Hyrtl va donar després el crani a la ciutat de Salzburg, però la valuosa relíquia va desaparèixer poc després i no va arribar a la ciutat natal de Mozart fins a 1902. Des de llavors ha estat objecte d’investigacions en nombroses ocasions.

El crani de Shakespeare:
“Tenim la sepultura de Shakespeare amb una estranya alteració en la part del cap i tenim una història que suggereix que en algun moment de la història algú va venir i es va emportar el crani de Shakespeare”, ha indicat l’arqueòleg Kevin Colls, de la Universitat anglesa de Staffordshire, que va realitzar aquest projecte juntament amb la geofísica Erica Utsi.

El crani de Descartes:
Descartes va morir a Suècia el 11 de febrer de 1650. El filòsof i científic es trobava en aquell país impartint classes diàries a la jove reina Cristina. Setze anys va reposar el cadàver de Descartes al país escandinau, fins que es va exhumar per ser traslladat a França. Van ser llavors sepultats a l’església de Ste. Geneviève-du-Mont a París, i durant la Revolució Francesa es van col·locar en el Panthéon. Quan en 1819 van tornar a traslladar el cadàver i el taüt va ser obert, la sorpresa va ser majúscula: faltava el crani.
Així, no va ser fins al segle XIX quan el químic suec Berzelius va reconèixer que el crani de Descartes estava en el seu poder; fins aleshores havia estat robat i subhastat, apareixent escrites en el seu front totes les firmes d’aquells que l’havien posseït durant gairebé dues centúries. El crani va ser retornat a França, on es va exhibir al Musée de l’Homme a París.

El crani de Schiller:
Schiller, va morir en l’estiu de 1805. El cadàver de Schiller va ser enterrat en l’anomenat «panteó de la Caixa» del cementiri de St. Jacob de Weimar, un lloc en el qual tradicionalment s’enterrava els ciutadans distingits que no tenien una tomba pròpia. La atapeïda estretor d’aquest lloc d’enterrament va fer que el 1826, quan per fi va caldre fer espai per a noves sepultures, l’intent de treure els ossos de Schiller dels taüts amuntegats topés amb la dificultat de trobar en aquest «caos de floridura i podridura »el crani correcte d’entre altres vint-i-… l’alcalde Schwabe, un schillerià entusiasta, que va dirigir la recerca, va tenir una inspiració: el crani més gran havia de ser el de Schiller. Va ser dipositat a la biblioteca de la cort de Weimar, en una caixa feta expressament, sota el bust de Schiller obra de Dannecker. Poc després, Goethe va fer portar el crani a casa. Allà es va quedar durant gairebé un any. De setembre de 1826 a agost de l’any següent, Goethe el va conservar sota un vidre, a sobre d’un coixí de vellut blau. Només la visita del rei Lluís I de Baviera, que volia veure «la biblioteca i el crani de Schiller», com el duc va escriure precipitadament a Goethe, va conduir a la seva ràpida devolució. Pel que sembla, durant aquest període només hi va haver una ocasió en què altres persones veiessin el crani: el memorable 29 de desembre de 1826, Goethe hi va ensenyar a un grup de convidats, entre els quals es trobava el famós erudit berlinès Wilhelm von Humboldt. Van comparar, commoguts, el crani de Schiller amb el motlle en guix del crani de Rafael que Goethe havia fet confeccionar.

El crani de Goya:
Un antiquari Saragossà va adquirir un quadre amb una calavera pintada, signat per Dionisio Fierros i datat a 1849. L’obra d’aquest pintor d’història havia pertangut al marquès de Sant Adrià, segons l’etiqueta amb la signatura enganxada al bastidor . Sobre aquesta mateixa fusta del dors, en tinta sèpia i amb una lletra diferent a la autògrafa de qui va ser protector de Goya i posteriorment de Fierros, algú havia escrit: «Crani de Goya pintat per Fierros».
El pintor va morir als 84 anys a Bordeus, després d’una agonia de quinze dies. El seu cos va ser enterrat al cementiri de la Gran Charteruse. Allà va reposar l’artista fins que, el 1880, el cònsol espanyol a Bordeus, Joaquín Pereyra, va descobrir la seva tomba en estat ruïnós i va moure els fils diplomàtics per traslladar les seves restes a Espanya. Vuit anys més tard, quan finalment es va procedir a obrir el sepulcre es van trobar amb dues caixes sense identificar. La caixa no mostrava cap senyal d’haver estat forçada i, no obstant això, faltava el cap. «Tot fa creure que a Goya l’enterrarien decapitat, bé per un metge o per algun furibund col·leccionista de notabilitats», va escriure llavors Pereyra. El cònsol va informar dels fets a Madrid: «Esquelet Goya no té crani», va escriure i el Govern va contestar amb un altre telegrama: «Envieu Goya amb crani o sense». Davant els dubtes sobre les restes del pintor i Goicoechea, es va decidir traslladar a Espanya de tots dos, encara que no es va dur a terme fins a 1899.

El crani de MataHari:
Margaretha Geertruida Zelle, mes coneguda com a Mata Hari, va ser afusellada el 15 d’octubre de 1917. El seu cos va anar a parar a la facultat de medicina. Allà se li amputa el cap que és enviada al Museu d’Anatomia de París d’on és robada anys després, es diu, per un admirador.

El crani de Murnau:
El cap del cineasta Friedrich Wilhelm Murnau, director de Nosferatu, una de les obres mestres del cinema expressionista alemany, va ser robat de la seva tomba al cementiri de Stahnsdorf, a Berlín, el 2015.

 

 

El claustre de Santa Maria de Ripoll XXIV

Les pedres expliquen les històries que els teus ulls dibuixen

Capitell de la galeria Nord-occidental del segle XII, romànica, bastida sota els abadiats dels abats: Pere Ramon, Gausfred i Ramón de Berga

El segle XIX: la destrucció del monestir

Context històric que emmarca la destrucció del monestir de Santa Maria de Ripoll

Flam de taronja

Es posen 4 ous complerts (clares i rovells), mitja lliure de sucre i el suc de quatre taronges. Es fa bullir al bany maria igual que un flam de llet.

Receptari d’Agustí Cavalleria i Deop.
Arxiu Comarcal del Ripollès

Fragment de l’enquesta dels fets

Declaración 1ª

Si la noche del día 22 de Marzo último, en que los carlistas estaban atacando la espresada villa se presentaron en comisión al comandante militar de la misma à ultimarle la rendición, porque causa y que les contestó el expresado gefe.

Contestación

Que no formó parte de comisión ni llevó intimidación alguna, sino que habiendo presenciado la triste suerte que cupo a los individuos que defendían el puesto de la torre de San Eudaldo y habiendo oído que iban à ser pasados por las armas fué al fuerte y como particular y sin significación política ofreció al comandante militar sus servicios en todo lo que se dirigiera à la salvación de aquellos infelices; y después de mostrarles su agradecimiento por este acto, añadió que su deber era resistirse y eso es lo que haría en caso de que se le atacase.

Declaración 2ª

Pregunta 1ª

¿Que dia fué atacada la villa por los carlistas, à que numero ascendian estos y de que pertrechos de guerra se valieron para ello?

Contestación

Que según voz pública eran de 500 à 600 y que se valieron de fusiles, petroleo y un cañon.

Pregunta 2ª

Si se presentaron en comisión al comandante militar de la espresada villa para tratar de la rendición y porqué causa.

Contestación

Que como dice en su anterior declaración, no fue al fuerte comisionado; sino que habiendo presenciado la suerte que cupo à los individuos que defendían el puesto de la torre de San Eudaldo (1) fue al fuerte (2) haciendo notar ante todo al comandante del mismo, que no iba con carácter político, sino como simple particular que deseoso tan solo de la salvación de la vida de los prisioneros iba à ponerse à sus órdenes, por si creia conveniente utilizar sus servicios al indicado objeto.
(1) y habiendo oído iban à ser pasados por las armas
(2) cerca las seis horas de la tarde

Pregunta 3ª

¿Si aconsejaron al capitán se rindiese y en que se fundaron para ello?

Contestación

Que refirió todo lo que había presenciado y oído y no dió consejo.

Pregunta 4ª

¿Que tiempo duró el ataque y que el cese de defensa hizo la guarnición allí acantonada?

Contestación

Que el fuego duró unas 20 horas, que solo puede declarar de la guarnición de S. Eudaldo la cual hizo una resistencia muy grande.

 
Manuscrito Arxiu Comarcal del Ripollès

 

Contesta de Luci Montagut a Josep Raguer

Contesta del farmacèutic Lucio Montagut al metge Josep Raguer

Sr. D. José Raguer Ripoll

Puigcerdà 20 Mayo de 1873

Muy Sr. mioy amigo; después de discurrida y consultada la declaración que se debe dar, es como sigue y verdadera.
“ Que habiendo por desgracia presenciado la triste suerte que el dia 22 de Marzo pasado cupo a los leales y valientes que defendieron la torre de San Eudaldo, en fuerza de la amistad que mediaba para con el comandante militar de la villa, resolvimos, sin ningún carácter de comisión, manifestar a dicho comandante militar, lo que había pasado en la referida torre de San Eudaldo, quien nos contestó que debían haber muerto, antes que rendirse y que el aun lo haría si se le atacaba.

D. V. atentamente agosto 73
Lucio Montagut

Manuscrit Arxiu Comarcal del Ripollès

Carta de josep Raguer a Luci Montagut sobre els fets de Ripoll

Carta del metge Josep Raguer al farmacèutic Luci Montagut

Ripoll 9 Junio de 1873

Mi caro amigo y dueño: no dedicándose V. ya á la política, le quedan mas horas de que podemos disponer sus amigos y así no lleve V. à molestia el que le consultemos nuestras eventualidades.
Me refiero à la cuestión de carabineros, pareciéndome que a no tardar debe venir un nuevo interrogatorio, mandándome declare sobre todo lo que vi y oí en cuyo caso no sé si vendria à propósito una declaración por el estilo.
“Que el día 22 de Mzo estaba en su casa recogido con su familia, que sobre las 5 de la tarde, después de parar el tiroteo del fuerte de S. Eudaldo, oyó voces de agua y socorro y entonces salió à la calle viendo quemada la puerta de la iglesia, y destruido en parte el tambor que encima de ella se había construido; que parte de la guarnición estaba en el tejado y en aquel momento bajaba una mujer de la torre al mismo;que como faltasen cuerdas y escaleras para bajarles del tejado, fue en busca de las primeras, mientras otros se procuraban las segundas,que mientras bajaba la guarnición se acercaron algunos carlistas, diciendo que por haber muerto y herido à algunos de sus compañeros debían también morir en seguida i que el les suplicó se calmasen y no alarmasen à sus compañeros; que luego tuvo que asistir un herido que estaba muy cerca de el y que lo fue sin duda por alguno de los proyectiles que quedarían dentro del tambor. Enseguida preguntó por la suerte de los prisioneros y como le dijesen, iban a ser pasados por las armas, fué en busca de otros paisanos para presentarse à Savalls, que encontró à uno à quien vió después en el acompañamiento de D. Alfonso y le pidió se interesase por ellos y le acompañase al citado cabecilla y le dijo que si bien haría lo primero no podía acceder à lo segundo por tener que ir a desempeñar una misión; que entonces se fue directamente à Savalls y este le dijo que en verdad había dado la orden y que solo dejaría de cumplirse en caso que se rindiese en seguida las demas fuerzas ( y aquí lo mas delicado) facultándole para en su nombre ponerlo en conocimiento del comandante, à lo que contestó que no teniendo representación oficial en la villa, siendo un particular deseoso de un acto humanitario, no era el quien debía desempeñar semejante comisión; pero que en atención à la vida de los prisioneros, no tenia inconveniente en hablar con el comandante referirle el estado de las cosas dejandole en completa libertad de acción; que se le permitió esto y para no ser molestado por los carlistas le acompañó hasta una esquina de las que dan al fuerte, uno que llevaba insignias de capitán, que entonces con peligro inminente de perder la vida fue al fuerte y refirió al comandante lo que lleva declarado, y preguntado por este, si le pedía que se rindiese le contestó se guardara bien de pedirle semejante cosa, por la responsabilidad que en ello podría contraer, que lo que solo deseaba era la salvación de aquellos individuos, que tan heroicamente defendieron su puesto. El capitán, después de agradecerle sus actos, le dijo estaba decidido à resistirse y como nosotros deploraba la muerte de aquellos valientes, que acompañado del capitán de guías fue a Savalls y le dijo que si no había otro medio dudaba fuese posible llegar a un acuerdo pues el honor no permitía al comandante militar acceder à sus pretensiones. Que entonces se retiró à su casa de la cual no salió hasta el 23 por la mañana que se presentó à uno que decían ser el jefe de ingenieros al mismo objeto y este, que es de suponer ignoraría las disposiciones tomadas dándole la casi seguridad de la salvación de sus vidas, como también el Sr. Galart que tiene el grado de coronel en las filas carlistas, asegurandole también este, haría valer su intercesión.
Que entonces volvió a su casa y sobre las diez, cesó el tiroteo corriendo en seguida la voz pública, de que el capitán se había rendido.
“Me olvidaba consignar que en el momento de dirigirme al fuerte el citado capitán de guías iba à entregarme un oficio que yo rechacé, diciéndole, que no estaba encargado de comisión alguna, y que si para ir al fuerte era preciso llevar el oficio primero me volvía a mi casa, y que al ir y venir oímos silbar balas.
Esto es lo que me parece consignar por mas que no es solo lo que hice pues el día 23 fuí a Campdevànol donde, à poco nos coge la columna del brigadier y no una sino varias veces intercedí con Galart, y los carabineros mismos y mas que todos el capitán deben saber las consideraciones que se les tuvieron y si pudo mi solicitud influir en ello, quizás no, pues esta en lo posible que si. Conozco que esta declaración tiene por lo menos dos defectos 1º su extensión; pero puede que así acabemos de una vez 2º “laus in ore propio vilis est” pero yo no sé como arreglarlo de otra manera. Por demas está decir, que recibiré como un obsequio el que V. corte, raye, etc añada, corrija cuanto le dé la gana esperando que una vez modificada me la devuelva por si llega el caso, que no dudo llegará, de tener que darla.
Otro asunto de carácter literario se me revuelve por la cabeza, que también consultaré con V.
Y hablando francamente; que le parece a V. este Belén? Los políticos cada uno lo resuelve con el triunfo de su opinión, lo que no politiqueamos, dudo haya uno vea mas alla del instante en que respira.
Si, como espero, puedo venir a visitarle, tendré una vivísima satisfacción, sino ò à la ida ò à la vuelta de Amelie dejese V. ver por aquí ¿Lo hará? Este es el deseo de mi familia que saluda afectuosamente à la suya en especial su…….
Pepe
Manuscrit Arxiu Comarcal del Ripollès