Periodistes a la Guerra de Cuba

La correspondencia de España 01/07/1898

De un artículo publicado ayer en El Globo por mi compañero Teodoro S. Creus, se desprende que la Renaixenxa —periódico barcelonés—ha emprendido una campaña contra los periodistas españoles porque no han auxiliado con las armas á los valerosos soldados que tan bizarramente pelean en las guerras coloniales.

La estrañeza que me ha producido tal afirmación de la Renaixenxa me determina, como iniciador y uno de los organizadores de las Escuadras de la Prensa de Cuba, á proporcionarle algunos datos que debe ignorar el colega catalán y que tratan precisamente de ilustrados compañeros en la prensa que voluntariamente han compartido y comparten en la actualidad con nuestro ejército las fatigas y penalidades de la campaña.

Las Escuadras de la Prensa que pelean en la guerra de Cuba á nombre de la prensa española, es un batallón de voluntarios aguerridos, iniciado por mí y organizado por D. César Pascual Castañón, auxiliado por el iniciador.

En la primera compañía de estas fuerzas se encuentran el segundo teniente D. Vicente de Diez Vicario, periodista que fue á Cuba representando El Globo.

Habiendo manifestado deseos de salir á operaciones este compañero, le nombraron— para movilizarle—capitán del batallón de voluntarios de artillería de la Habana, y aceptó después el modesto empleo de segundo teniente en la primera compañía de las Escuadras de la Prensa, quizás porque ostentaban tan honroso titulo.

En la misma compañía ingresó también con igual empleo, D. Vicente Vázquez Rodríguez, entonces corresponsal artístico del Heraldo de Madrid. Esta compañía, compuesta en sus comienzos de 204 plazas, quedó reducida nueve meses después á siete individuos, y sus oficiales postrados en el Hospital.

A Diez Vicario, en la primera operación que realizó su compañía en combinación con otras fuerzas del ejército allá por el rio Mosquito — trocha de Mariel-Majana,—le hirieron el caballo; y siendo algunos meses más tarde teniente, comandante de un fuerte de la trocha, le hirieron gravemente.

En mi compañía, que opera por Tunas de Zaza (Sancti-Spíritus), hay otro periodista —Eduardo Núñez Sarmiento,—que cuenta varios hechos de armas, teniendo ocasión de batirse bravamente con una numerosa partida insurrecta que trataba de tomar el fuerte defendido por un puñado de valientes, mandado por este querido compañero é improvisado teniente.

Últimamente, Vázquez Rodríguez, recién salido del Hospital, y destacado en el ingenio Neptuno (Artemisa), sostuvo nutrido fuego con el enemigo, viéndose en una situación comprometidísima.

La Renaixenxa puede informarse de todo lo expuesto, y de algo más, en las oficinas del Estado